¿Cómo podrían afectar al cambio climático las fugas de metano del «Nord Stream»?

En este pequeña entrada del blog intentaremos contestar a la pregunta con que titulamos este artículo, comparando las fugas de metano, asociadas a la rotura del «Nord Stream», con la contribuciones globales de metano y de dióxido de carbono al cambio climático.

Un artículo de Ricardo Torrijo. meteólologo del Centro Nacional de Predicción de AMET.

Agradecemos la informaciones y sugerencias de  nuestro compañero de AEMET, Emilio Cuevas, coordinador de ICOS-España, para al realización de este artículo.

Según la información publicada en varios medios, la rotura del gaseoducto en el Báltico, que dichos medios atribuyen a un sabotaje, podría haber emitido a la atmósfera grandes cantidades de metano. Según ICOS( (Integrated  Carbon Observation System), el sistema europeo de observación integrada del carbono, a la que pertenece España bajo la coordinación de AEMET, se estima que las cantidades CH4 (metano) emitidas por las fugas del “Nord Stream», pueden equivaler a las emisiones de metano de todo un año para una ciudad del tamaño de París o un país como Dinamarca. 

Observación y modelización del penacho de metano de la fuga del gasoducto Nord Stream realizado por ICOS (https://www.icos-cp.eu/)

Las emisiones de metano son confirmadas por observaciones terrestres de varias estaciones atmosféricas ICOS situadas en Suecia, Noruega y Finlandia. Los satélites de observación han tenido grande dificultades para detectar y estimar las fugas de emisión debidas a las condiciones de nubosidad en la  zona.

Metano observado en las cinco estaciones que capturaban picos de metano liberado por las fugas del gasoducto Nord Stream. Los valores de fondo de CH4 se encuentran actualmente en unas 1950 ppb (ver: https://izana.aemet.es/atmospheric-co2-and-ch4-concentrations-measured-at-izana-observatory-continue-their-upward-trend/)

“En una etapa posterior, podríamos confirmar y cuantificar la cantidad de metano fugado. Varios científicos de ICOS están discutiendo actualmente las diversas opciones para eso. En este momento, particularmente dadas las complejas condiciones meteorológicas y que el metano sigue burbujeando de las tuberías, lamentablemente aún no es posible”, dice Alex Vermeulen, Director de ICOS Carbon Portal.

Nos preguntamos, ¿cómo podrían afectar al cambio climático dichas emisiones?  El metano, junto con el dióxido de carbono, son los dos gases que más contribuyen al incremento del efecto invernadero, debido al aumento de su proporción en la atmósfera y a su potencial de aumentar dicho efecto invernadero.

El potencial de calentamiento de una molécula de metano además es muy superior al de una de dióxido de carbono. Dicho potencial de calentamiento, debido a su limitado tiempo de vida en la atmósfera, es muy grande a corto plazo y disminuye con el tiempo, unas 80 veces superior al de una de dióxido de carbono a 20 años y unas 30 veces superior a 100 años.[1]

Debido a que el tiempo de vida del metano en la atmosfera es relativamente corto, de unos 12 años[2], y su proporción en la atmosfera mucho menor que el del dióxido de carbono (unas 200 veces menos en número de moléculas y 550 en masa[3]), su contribución global al efecto invernadero y a su incremento es muy inferior al del dióxido de carbono.  Según el VI informe del IPCC, en su apartado de bases físicas, el metano tiene una contribución al forzamiento radiativo efectivo[4]  en torno al 15% de lo que hace el dióxido de carbono[5],[6] y se emiten últimamente cada año unos 600 millones de toneladas de metano a la atmósfera, siendo el aumento anual en la atmósfera de unos 50 millones de toneladas[7]. Por otro lado, de dióxido de carbono se emiten actualmente, cada año, unos 10.000 millones de toneladas al año, siendo acumulada en la atmósfera  la mitad de esa cantidad. [8]

Por todo ello podemos deducir que, pese a las grandes incertidumbres en las cantidades emitidas de metano en el escape del gaseoducto del Báltico, las cantidades netas totales ent torno a unas deciams de millon de toneladas, tendrían una contribución al calentamiento global del orden de cientos a mil millones de veces inferior a las contribuciones globales anuales debidas al aumento de las concentraciones de los gases de efecto invernadero. Se trata efectivamente de un tema preocupante desde muchos puntos de vista, incluido el ambiental, pero desde el punto de vista climático, y visto de forma global sus efectos son muy limitados.


 


[1] IPCC, 2021: Climate Change 2021: The Physical Science Basis. Contribution of Working Group I to the Sixth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change [Masson-Delmotte, V., P. Zhai, A. Pirani, S.L. Connors, C. Péan, S. Berger, N. Caud, Y. Chen, L. Goldfarb, M.I. Gomis, M. Huang, K. Leitzell, E. Lonnoy, J.B.R. Matthews, T.K. Maycock, T. Waterfield, O. Yelekçi, R. Yu, and B. Zhou (eds.)]. Cambridge University Press, Cambridge, United Kingdom and New York, NY, USA, 2391 pp. doi:10.1017/9781009157896., p. 1107. Disponible en: https://www.ipcc.ch/report/ar6/wg1/downloads/report/IPCC_AR6_WGI_FullReport.pdf

[2] Ídem 1, p. 1107.

[3] Considere la diferencia de peso molecular entre el CH4 y el CO2 y véase, por ejemplo: E. Cuevas, O.E. García, 1P.P. Rivas y S.F. León-Luis. Las concentraciones atmosféricas de CO2 y CH4 medidas en el Observatorio de Izaña continúan su tendencia ascendente. AEMETBlog (2022). Disponible en: https://aemetblog.es/2022/06/23/las-concentraciones-atmosfericas-de-co2-y-ch4-medidas-en-el-observatorio-de-izana-continuan-su-tendencia-ascendente/

[4] Ídem 1, p. 2245

[5] Idem 1, pp. 944-46.

[6] Aunque su contribución global sea menor que la del CO2, en los últimos años, el aceleramiento de las emisiones de metano está haciendo que el papel del aumento de concentración de este gas al crecimiento del efecto invernadero sea cada vez más importante. El ritmo de crecimiento anual es de unas 2.3 pates por millón en los dos últimos dos años para el dióxido de carbono y 0.02 partes por millón para el metano (véase referencia de nota 3)

[7] Ídem 1, p. 720.

[8] Ídem 1, p. 699.


Acerca de aemetblog

La Agencia Estatal de Meteorología sucedió en 2008 a la entonces Dirección General del Instituto Nacional de Meteorología, con más de 150 años de historia. Actualmente está adscrita, según el artículo 4.4 del Real Decreto 864/2018, de 13 de julio, por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio para la Transición Ecológica, a ese departamento ministerial a través de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente. El objeto de AEMET, según el artículo 1.3 del Real Decreto 186/2008, de 8 de febrero por el que se aprueba su Estatuto, es el desarrollo, implantación, y prestación de los servicios meteorológicos de competencia del Estado y el apoyo al ejercicio de otras políticas públicas y actividades privadas, contribuyendo a la seguridad de personas y bienes, y al bienestar y desarrollo sostenible de la sociedad española". Como Servicio Meteorológico Nacional y Autoridad Meteorológica del Estado, el objetivo básico de AEMET es contribuir a la protección de vidas y bienes a través de la adecuada predicción y vigilancia de fenómenos meteorológicos adversos y como soporte a las actividades sociales y económicas en España mediante la prestación de servicios meteorológicos de calidad. Se responsabiliza de la planificación, dirección, desarrollo y coordinación de actividades meteorológicas de cualquier naturaleza en el ámbito estatal, así como la representación de éste en organismos y ámbitos internacionales relacionados con la Meteorología.
Esta entrada fue publicada en TODOS LOS ARTÍCULOS. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario