Resumen de la evolución de las precipitaciones en España durante el periodo del 6 al 12 de diciembre.

Durante el periodo del 6 al 12 de diciembre las precipitaciones fueron generalizadas en toda España salvo en algunas zonas del levante, interior de Aragón y el sur de la isla de Tenerife. Se registraron cantidades superiores a los 10 mm en la mitad oeste y centro peninsulares, en toda la cornisa cantábrica y Pirineo, en el archipiélago canario, al norte de Mallorca y en la isla de Menorca. Las precipitaciones superaron los 60 mm en una franja que va desde Galicia a la provincia de Lleida, al norte y este de Cáceres y en una zona entre el norte de Soria y La Rioja. En la mayor parte de Galicia, en el oeste de Asturias, en Cantabria y algún sitio puntual del País Vasco y al noroeste de Huesca, las cantidades acumuladas superaron los 100 mm, llegándose a superar los 150 mm en el pirineo oscense y en las provincias de A coruña y Pontevedra, donde también en esta última se registraron más de 200 mm. Entre las precipitaciones acumuladas en observatorios principales destacan las siguientes: 143 mm en Santiago de Compostela/Labacolla, 130 mm en Vigo/Peinador, 125 mm en Santander/Parayas, 116 mm en Santander I/CMT, 112 mm en Gijón/Musel y 100 mm en Asturias/Avilés. El día 13 las precipitaciones afectaron al norte peninsular, superando los 10 mm en zonas de Galicia, este de Asturias, en Cantabria y el País Vasco y en el noreste de Navarra, alcanzando los 30 mm en el interior de Pontevedra y Cantabria.
Por otra parte, el valor medio nacional de las precipitaciones acumuladas desde el pasado 1 de octubre hasta el 12 de diciembre de 2017 se cifra en 104 mm, lo que representa un 45% menos que el valor normal correspondiente a dicho periodo (188 mm). Salvo en Cantabria y en el País Vasco, en el norte de Mallorca y en puntos aislados de Asturias, interior de Granada y norte de Málaga, las cantidades acumuladas se encuentran por debajo de su valor normal en toda la península y archipiélagos. En la mayor parte del territorio nacional las precipitaciones están por debajo del 75% de su valor normal y no llegan a alcanzar el 25% del valor normal en el levante peninsular y mitad sur de Aragón, en el pirineo gerundense, al oeste de Guadalajara, en el sur
de las islas de Tenerife y Gran Canaria y en la isla de La Gomera.

Captura

Publicado en RESÚMENES CLIMATOLÓGICOS | Etiquetado | Deja un comentario

Predicción para las próximas tres semanas

Resumen de predicción para los próximos días

Hoy, viernes 15 de diciembre, se esperan en el Sistema Cantábrico y Pirineos
precipitaciones que pueden ser localmente persistentes, y en forma de nieve por encima de los 800/1000 m. Serán menos intensas en el resto de la vertiente atlántica peninsular. En el área mediterránea, existe la posibilidad de algunos chubascos débiles, siendo más probables en Baleares. En Canarias, no se descartan lluvias débiles en el norte de las islas, principalmente en las de mayor relieve. Durante el sábado y el domingo, se espera una disminución gradual de la probabilidad de las precipitaciones y de la nubosidad, sobre todo en la mitad sur peninsular, avanzando hacia un escenario de mayor estabilidad atmosférica, aunque el sábado continuarán las precipitaciones persistentes en el Cantábrico y Pirineo occidental, bajando la cota a 600- 00m, especialmente en el entorno de Navarra. Son probables las nieblas en ambas mesetas.En cuanto a las temperaturas, descenderán en la península durante el fin de semana con heladas
en áreas de montaña. Predominarán los vientos de componente norte, con intervalos fuertes de tramontana y cierzo. Seguir leyendo

Publicado en PRONÓSTICO DEL TIEMPO | Etiquetado , , | Deja un comentario

El Niño/La Niña Información general

2omm

Características del clima en el Pacífico.

La labor de investigación realizada en los últimos decenios ha puesto de relieve la importante influencia que ejercen las interacciones entre la atmósfera y el océano en el cinturón tropical del océano Pacífico sobre las características del tiempo y del clima a escala mundial. Durante los episodios de El Niño, por ejemplo, la temperatura de la superficie del mar en las partes central y oriental del Pacífico tropical suele ser muy superior a la normal, mientras que, en esas mismas regiones, durante los episodios de La Niña la temperatura es inferior a la normal. Esas variaciones de temperatura pueden provocar fluctuaciones importantes del clima en el mundo entero y, una vez comenzadas, esas anomalías pueden durar un año, o incluso más. Así, el intenso episodio de El Niño de 1997/1998 fue seguido por un largo episodio anómalo de La Niña, que empezó hacia mediados de 1998 y terminó a principios de 2001. Aunque los episodios de El Niño o La Niña alteran la probabilidad de que se den determinadas características climáticas en el mundo entero, sus consecuencias nunca son exactamente idénticas. Además, aunque suele existir una relación entre la intensidad de un episodio de El Niño o La Niña y sus efectos a escala mundial, cualquier episodio puede tener repercusiones graves en determinadas regiones, independientemente de su intensidad. Seguir leyendo

Publicado en NOTICIAS DEL TIEMPO | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El Niño/La Niña hoy

Situación actual y perspectivas.

Recientemente, las temperaturas de la superficie del mar en la parte oriental del Pacífico tropical se han enfriado hasta alcanzar unas condiciones características de un episodio débil de La Niña. De igual modo, la mayoría de los indicadores atmosféricos coinciden ahora con los correspondientes a las primeras fases de un episodio de La Niña. Los modelos climáticos indican que es probable que esas condiciones de La Niña se mantengan hasta el primer trimestre de 2018. Es menos probable que se vuelva a unas condiciones neutras de El Niño-Oscilación del Sur (ENOS) antes de principios de 2018 y parece muy remota la posibilidad de que se produzca un episodio de El Niño antes del segundo trimestre de 2018. Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales seguirán supervisando de cerca la evolución del fenómeno ENOS en los próximos meses. Seguir leyendo

Publicado en NOTICIAS DEL TIEMPO | Deja un comentario

La semana de la #BorrascaAna del 4 al 10 de diciembre de 2017.

Elaborado por el Área de Técnicas y Aplicaciones de Predicción.

 Evolución del tiempo durante de la semana

El lunes 4, tras el paso del temporal, todo el territorio español queda bajo el dominio de un potente anticiclón, con cielos poco nubosos o despejados. Las heladas son generalizadas, aunque no tan intensas como las de los días previos.

a.JPG

b

c.JPG

El martes 5 la situación es muy similar a la del día 4, con menos nubosidad, pero con nieblas extensas en el Duero. Las temperaturas máximas ascienden, sobre todo en zonas altas, con lo que se crean potentes inversiones.

def

Temperatura máxima del día 5, su anomalía y diferencia con el día 4. Se observa un ascenso importante en los sistemas Central e Ibérico y algo menor en su entorno, mientras que en el Duero, debido a las nieblas, se produce un descenso moderado. La inversión de temperatura nocturna es especialmente destacada entre el sistema Central y ambas mesetas.

g.JPG

El miércoles 6 continúa la misma situación, con las nieblas del Duero y la cencellada asociada como fenómeno más destacado. Las temperaturas mínimas vuelven a bajar de -10 ºC en numerosos puntos.

l.JPG

m.JPG

n.JPG

El jueves 7 unos frentes débiles pasa rozando Galicia y el Cantábrico, donde dejan algunas precipitaciones débiles. Hay más nubosidad en la Península, las nieblas del Duero se disipan y las temperaturas, tanto las máximas como las mínimas, ascienden ligera a moderadamente en el noroeste peninsular.

o.JPG

El viernes 8 el flujo sobre la Península se hace del noroeste. Un frente frío con abundante nubosidad afecta a la mitad norte peninsular y a Baleares, aunque solo deja precipitaciones importantes en el Cantábrico. Las temperaturas continúan ascendiendo, sobre todo las mínimas.

pqr

Durante el domingo 10 se produce la gestación de la #borrascaAna, por medio de una ciclogénesis explosiva (más de 20 hPa en 24 horas en nuestras latitudes), tal y como se había venido anunciando. Se emiten avisos de nivel rojo por rachas de viento y por precipitaciones acumuladas en 12 horas.

t.JPGs.JPG

t

x

y.JPG

Publicado en RESÚMENES CLIMATOLÓGICOS | Etiquetado , | Deja un comentario

La infraestimación de la medida de la precipitación en forma de nieve

Por Samuel Buisán, José Luis Collado, Javier Alastrué. Delegación Territorial de AEMET en Aragón , Manuel Gil y Juan Ramón Moreta. Servicios Centrales de AEMET.

La precipitación es una de las variables  atmosféricas más importantes dentro de numerosas disciplinas científicas relacionadas con los ecosistemas, la hidrología, la predicción atmosférica y la monitorización del clima. Sin embargo, a pesar de su importancia, la medida precisa de la precipitación sigue siendo un reto, especialmente en el caso de precipitación en forma de nieve en condiciones de viento.

Todos los pluviómetros conforme aumenta la velocidad del viento infraestiman la medida de la precipitación en forma de nieve. Un pluviómetro representa un obstáculo al flujo de aire lo que induce una deformación del campo de viento sobre la boca del pluviómetro provocando que el copo de nieve sea deflectado e impidiendo que entre en el pluviómetro (Rasmussen et al., 2012). Este efecto, que se incrementa con la velocidad del viento, es dependiente tanto de la forma del pluviómetro como del tipo de protección contra el viento empleada (Figura 1).

Imagen1

Figura 1. Deformación del campo de viento alrededor de distintos tipos de  pluviómetros y protecciones contra el viento. Imágenes cortesía de Barry Goodison y Rodica Nitu (Environment Canada)

Una manera de mitigar este problema es utilizar diferentes protecciones contra el viento (escudos), sin embargo, una infraestimación aún permanece y es necesario realizar ajustes respecto de una referencia (Figura 2)

fig2

Figura 2. Flujo de aire sobre tres pluviómetros con diferentes tipos de protección contra el viento a) Escudo simple b) Escudo doble c) DFIR. Los vectores superiores representan el viento sin obstáculos y los vectores en rojo representan el viento medido en la boca del pluviómetro. Imagen cortesía de Roy Rasmussen (National Center for Atmospheric Research)

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) definió durante la primera  “Meteorological Organization (WMO) Solid Precipitation Intercomparison” (Goodison et al. 1998) el  “Double-Fence Intercomparison Reference (DFIR)” (Figura 2c) como referencia de precipitación. El  DFIR consiste de dos vallados concéntricos octogonales de 12 m y 4 m de diámetro respectivamente con un pluviómetro manual de tipo Tretyakov y su escudo en el centro con su boca situada a 3.5 m de altura (Goodison et al., 1998).

Debido al proceso de automatización de medidas en numerosos servicios meteorológicos, el tipo y cantidad de instrumentos automáticos  de medida de la precipitación  se ha incrementado en las últimas décadas (Nitu and Wong, 2010) haciendo mucho más compleja la tarea de intercomparar series de precipitación de diferentes países.Por esta razón la Organización Meteorológica Mundial (OMM) puso en marcha una segunda intercomparación, WMO-SPICE (http://www.wmo.int/pages/prog/www/IMOP/intercomparisons/SPICE/SPICE.html) enfocada a medidas automáticas de la nieve. En esta segunda intercomparación, la referencia se denomina “Double Fence Automatic Reference” (DFAR) y consiste en un pluviómetro ubicado en el centro del doble vallado, automático, de pesada (OTT Pluvio2 o Geonor T200-B3) rodeado por un escudo de tipo simple y junto con un sensor de tipo de precipitación.

AEMET participa en WMO- SPICE gracias al campo de pruebas de Formigal-Sarrios, ubicado a 1800 m de altitud en el Pirineo Aragonés y donde se instaló el único DFAR de España y de los Pirineos siendo además uno de los pocos que  existen en el mundo. (Figuras 3 y 4). Gracias al elevado número de eventos de nieve, AEMET ha podido contribuir en el proyecto con una elevada cantidad de datos para su posterior análisis.

fig3

Figura 3. Vista parcial del campo de pruebas de AEMET en Formigal-Sarrios con el DFAR al fondo. Actualmente están en prueba más de 25 instrumentos vinculados a distintos proyectos relacionados con hidrología, radiación, disdrometría, WMO-Global Cryosphere Watch, contaminación, etc.

fi4.png

Figura 4. Vista del interior del DFAR de Formigal-Sarrios con el pluviómetro de pesada y el sensor de tiempo presente (Disdrómetro) en interior del anillo central.

Resultados preliminares indican que a velocidades del viento no muy elevadas, del orden de 2 m/s, un pluviómetro operativo sin ningún tipo de protección infraestima aproximadamente la precipitación en forma de nieve en un 30% mientras que a 4 m/s lo hace en más un 50% siendo estos valores incluso mayores para temperaturas por debajo de −2 °C y velocidades del viento más elevadas (Buisan et al., 2017)

Resultados parciales de este proyecto se publican en la revista científica Atmospheric Measurement Techniques en un número especial titulado “The World Meteorological Organization Solid Precipitation InterComparison Experiment (WMO-SPICE) and its applications (AMT/ESSD/HESS/TC inter-journal SI)”  https://www.atmos-meas-tech.net/special_issue78.html.Para 2018 está previsto por parte de la OMM publicar el informe oficial con todos los resultados del proyecto SPICE

Agradecimientos

Un especial agradecimiento a la estación de esquí de Aramón_Formigal por su  continuado apoyo en la instalación y mantenimiento de la infraestructura del campo de pruebas de Formigal-Sarrios y a todo el equipo internacional del Proyecto WMO-SPICE por su continuo apoyo y asesoramiento.

REFERENCIAS

Buisán, S. T., Earle, M. E., Collado, J. L., Kochendorfer, J., Alastrué, J., Wolff, M., Smith, C. D., and López-Moreno, J. I.: Assessment of snowfall accumulation underestimation by tipping bucket gauges in the Spanish operational network, Atmos. Meas. Tech., 10, 1079-1091, https://doi.org/10.5194/amt-10-1079-2017, 2017.

Goodison, B. E., P. Y. T. Louie, and D. Yang, WMO solid precipitation measurement intercomparison. WMO Instruments and Observing Methods Rep. 67, WMO/TD-872, 212 pp, 1998

Nitu., R. and Wong., K.: CIMO survey on national summaries of methods and instruments for solid precipitation measurement at automatic weather stations, Instruments and Observing Methods Report No. 102, WMO/TD-No. 1544, World Meteorological Organization, Geneva, 2010.

Rasmussen R et al.: How Well Are We Measuring Snow: The NOAA/FAA/NCAR Winter Precipitation Test Bed, Bull Amer. Meteor. Soc., 93:811–829. doi: 10.1175/BAMS-D-11-00052.1, 2012.

 

Información divulgativa de AEMET sobre meteorología de montaña y nivología.

Publicado en ARTÍCULOS CIENTÍFICOS | Deja un comentario

¿Cuál es la diferencia entre tiempo y clima?

Por Rubén del Campo Hernández, Técnico de Meteorología. Área de Información Meteorológica y Climatológica de Aemet.

A menudo nos encontramos en los medios de comunicación titulares similares a estos: “las condiciones climatológicas dificultaron las tareas de rescate” o “la carrera se disputó bajo unas excelentes condiciones climatológicas”. ¿Son correctos? ¿O debería haberse hablado de “las condiciones meteorológicas”?

En esta entrada voy a tratar de explicar que, aunque tiempo y clima están estrechamente relacionados, son términos que no pueden utilizarse indistintamente. El Glosario Hidrológico Internacional de la OMM/Unesco define “tiempo” como el “estado de la atmósfera en un instante dado, definido por los diversos elementos meteorológicos”. El mismo glosario define “clima” de la siguiente manera: “síntesis de las condiciones meteorológicas en un lugar determinado, caracterizadas por estadísticas a largo plazo de los elementos meteorológicos en dicho lugar”.

Quizás sea más fácil de entender mediante un símil: imaginemos que vamos al cine a ver una película y que al terminar nos invitan a subir a la sala de proyecciones. Allí se encuentra la bobina con el rollo de película, compuesto por infinidad de fotogramas. Pues bien, podríamos considerar que el tiempo es cada uno de los fotogramas que componen la película; el rollo completo sería el clima.

Tiempoclima1

Fuente: pt.dreamstime.com

Como ya hemos visto en la definición, el tiempo viene dado por el estado de la atmósfera en un momento determinado, es decir, por la temperatura, la humedad, la radiación, el viento, la visibilidad, etc., que se registra en ese momento. Imaginemos que estamos paseando un día por una playa de la costa de Almería y de repente comienza a llover, quedando una tarde húmeda y desapacible. Podríamos decir entonces que el tiempo en Almería está lluvioso y que hay humedad, pero ¿podríamos hablar de que el clima de la costa de Almería es lluvioso? Evidentemente no: todos sabemos que no es así.

En la película del clima de Almería hay algunos fotogramas en los que aparece la lluvia; pero solo con esos fotogramas se obtiene una visión muy parcial de la misma. Para conocer el clima de una región tenemos que ver una buena parte del largometraje (y es que no podemos ver la película entera: se estará emitiendo mientras haya atmósfera en la Tierra). Por eso, se realizan observaciones meteorológicas (es decir, del tiempo) durante un largo período de tiempo -valga la redundancia-. Normalmente se recomienda un mínimo de treinta años de observaciones diarias para caracterizar un clima. Así, siguiendo con el ejemplo de la película de Almería y la lluvia, podremos ver que en esa película hay pocas escenas de lluvia, aunque eso sí, a veces son escenas demasiado violentas. En esta película predominarán escenas de tiempo seco; en la película del clima de San Sebastián, en cambio, los fotogramas con lluvia (es decir, los momentos con tiempo lluvioso) serán más abundantes.

Normalmente para la caracterización de un clima se realizan tratamientos estadísticos de los datos, y así utilizamos la temperatura media, la precipitación media mensual o anual, el promedio de horas de sol, etcétera. También se utilizan los valores extremos: temperatura máxima absoluta o mayor cantidad de precipitación recogida en 24 horas, entre otros.

Si nos dedicamos a observar la Naturaleza con un mínimo de atención podremos ser capaces de determinar, a grandes rasgos, el clima característico de una zona. Voy a poner dos ejemplos de la isla de Tenerife (que por cierto, es una joya en cuanto a microclimas se refiere: lo escarpado de su orografía propicia ambientes muy diferentes a lo largo de todo el año según en la zona que nos encontremos; forzando la máquina también podríamos decir que tiene “microtiempos”, porque las condiciones atmosféricas cambian mucho de un lugar a otro en el mismo instante).

Veamos estas dos fotos para ilustrar el ejemplo:

Tiempoclima2

Tiempoclima3

Si nos fijamos en la primera, vemos que predomina vegetación de tipo arbustivo con tallos suculentos (es decir, que contienen mucho líquido en su interior). Son plantas que pertenecen a la comunidad vegetal denominada cardonal-tabaibal, muy típica de las costas de Tenerife. Estas plantas han desarrollado sistemas para mantener constante su humedad: minimización del tamaño de las hojas para evitar la evaporación y desarrollo de los tallos suculentos, como hemos visto. Nos están diciendo a gritos que el clima donde viven es muy árido. Quizás estemos un día paseando por la zona y comience a llover. El tiempo estará lluvioso, pero estamos en una zona caracterizada por la aridez: su clima es seco.

En la segunda foto ocurre lo contrario: predomina la vegetación arbórea y helechos con grandes hojas. Pertenece a la laurisilva, bosque relicto que necesita mucha humedad y temperaturas constantes todo el año: quizás un día estemos paseando por este bosque y haga mucho calor, pero ¿no nos están diciendo las plantas que nos encontramos en una zona de clima fresco y húmedo?

Una de las características esenciales de las plantas es que no se pueden mover del sitio donde echan raíces. Por lo tanto deben adaptarse al clima del lugar donde se encuentran para poder sobrevivir, y hay plantas que viven muchos años, incluso siglos. Si nos acordamos de esto y del símil del largometraje, no deberíamos tener problemas para diferenciar entre tiempo y clima. Supongo que queda claro ya: si unas tareas de rescate se complican será por las “condiciones meteorológicas”, no por las “condiciones climatológicas”.

Por cierto, la ciencia que estudia el tiempo es la meteorología, y la que se encarga del clima es la climatología. Se puede pensar, y se estará en lo cierto, que guardan mucha relación; pero tampoco son lo mismo. Un meteorólogo tendrá en general más conocimientos de física y un climatólogo puede proceder del mundo de la geografía, aunque también están implicadas las matemáticas en el estudio del clima; en todo caso la formación de ambos profesionales puede ser muy diferente.

Me gustaría terminar esta entrada con una curiosidad: así como en lengua inglesa se distingue entre tiempo cronológico (time) y atmosférico (weather), también en español existen otros términos para referirnos al estado de la atmósfera además de la palabra “tiempo”. La RAE reconoce al menos dos: temperie y oraje, aunque ambos (especialmente el segundo) están en desuso. He aquí las definiciones:

Tiempoclima4Tiempoclima5

La palabra “oratge” sigue usándose bastante en valenciano para referirnos al tiempo atmosférico. El espacio dedicado a la información meteorológica de la desaparecida televisión pública valenciana se denominaba “L’oratge”. En cuanto a la primera palabra, el divulgador científico José Miguel Viñas la utilizó en su libro “200 estampas de la temperie”, una fantástica colección de fotografías realizadas por aficionados a la meteorología que vio la luz allá por el año 2007.

Aquí tenéis otra entrada sobre la diferencia entre tiempo y clima en el blog personal de mi excompañera en el Centro de Investigación Atmosférica de Izaña Silvia Alonso Pérez, ahora Directora del Master Universitario en Energías Renovables de la Universidad Europea de Canarias.

Publicado en METEOROLOGÍA Y DIVULGACIÓN | Deja un comentario

La cencellada

Por Rubén del Campo Hernández, Técnico de Meteorología. Área de Información Meteorológica y Climatológica de Aemet.

El invierno climatológico de 2017-2018 ha comenzado con una irrupción de aire frío que da lugar a temperaturas muy bajas y nevadas no solo en las montañas, sino también en capitales de provincia como Pamplona. El viento sopla con fuerza y ello provoca una sensación térmica de frío muy intenso.

Pero poco a poco el anticiclón va a ir posicionándose cerca de la Península Ibérica, y cuando eso ocurre en inverno tras una entrada de aire frío, suele dar lugar a jornadas con temperaturas bajas, especialmente las mínimas, que quedan por debajo de los cero grados en muchas zonas del interior.

La predicción de Aemet para el lunes 4 de diciembre nos trae además una pequeña “sorpresa”, que podemos ver aquí:

1

En la frase rodeada por puntos leemos que las nieblas matinales podrían ir acompañadas de cencellada en distintos valles del interior peninsular. Estas nieblas matinales aparecen fruto del enfriamiento nocturno por irradiación: los cielos despejados y la ausencia de viento facilitan que se escape el poco calor acumulado en la superficie durante el día, y como la noche es larga, la pérdida de calor se prolonga lo suficiente como para alcanzar la temperatura del punto de rocío, es decir, aquella en la que se produce la condensación del vapor de agua y que da lugar a la formación de nieblas.

El fenómeno se produce con mayor facilidad en los valles de los ríos por dos razones fundamentales: por un lado, el aire frío procedente de las laderas que los cierran suele descender al ser más pesado y queda acumulado en ellos; por otro lado, existe la humedad suficiente (procedente de los ríos que los surcan) para que se forme la niebla.

Y a todo esto, ¿qué es la cencellada? Se trata de un hidrometeoro íntimamente ligado a la niebla y a las bajas temperaturas. La Organización Meteorológica Mundial lo define como un “depósito de hielo formado en general por la congelación de gotitas de niebla o de nubes subfundidas sobre objetos duros, cuya superficie está a una temperatura inferior o ligeramente superior a 0°C”. La cencellada es, por lo tanto, una acumulación de hielo en objetos expuestos a la intemperie bajo unas determinadas condiciones. Se necesita la ocurrencia simultánea de dos factores esenciales: temperaturas cercanas o inferiores a los 0ºC y presencia de nieblas. Los vientos fuertes ayudan a que los depósitos de hielo sean más espectaculares, pero la causa de su formación es la misma.

Como todos sabemos, la congelación del agua se produce a 0ºC, por eso es necesario tener temperaturas cercanas o inferiores a ese valor. En muchos episodios de cencellada la temperatura del aire es claramente inferior a 0ºC y a pesar de ello, las partículas de forman la niebla o las nubes suelen estar en subfusión, es decir, mantienen su estado líquido a pesar de que la temperatura está por debajo de los cero grados Celsius. Esas gotitas subfundidas se congelan instantáneamente en el momento en que chocan contra una superficie y mientras persistan la niebla y las bajas temperaturas continuarán chocando y acumulándose en las superficies.

2

Cencellada sobre la vegetación durante un episodio de nieblas y bajas temperaturas en el valle del Ebro.

La cencellada es un fenómeno de gran belleza, especialmente cuando cubre la vegetación. Además de la imagen anterior, aquí tenéis otros ejemplos de vegetación cubierta de cencellada

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un ejemplar de tajinaste rojo, planta endémica de las cumbres de Tenerife, en plena floración primaveral (foto superior) y cubierto de cencellada (foto inferior).

67

La cencellada que se forma en los fondos de los valles (que es la que esperamos para los próximos días) es muy diferente en su aspecto a la que podemos observar en la cima de las montañas. Aunque el mecanismo de formación es esencialmente el mismo (bajas temperaturas y presencia de nieblas), en las montañas suele concurrir otro factor determinante: el fuerte viento. En esos casos hablamos de nieblas orográficas: nubes empujadas hacia las crestas a gran velocidad y que envuelven las cumbres con su contenido acuoso. Cuando esto ocurre, dada la gran cantidad de gotitas que chocan contra las superficies empujadas por el viento, los depósitos son espectaculares y predominan las acumulaciones en la dirección desde la que sopla el viento, tal y como vemos en las siguientes imágenes, obtenidas tras episodios intensos de cencellada en el Observatorio Atmosférico de Izaña, Tenerife, a 2.371 metros de altitud:

8.jpg

Torre del anemómetro y veleta del Observatorio Atmosférico de Izaña con cencellada en el mástil y en los vientos que la sujetan

10

Heliógrafo de Campbell-Stockes con cencellada en el jardín meteorológico del Observatorio de Izaña.

 

9.jpg

Tubo tomamuestras de aire con cencellada en la azotea del Observatorio

 

En este vídeo se observa muy bien cómo queda adherida la cencellada a las superficies expuestas a la niebla y al viento en zonas de montaña:

Ya veis que se trata de un fenómeno de gran belleza, a veces espectacular, pero también peligroso, porque las gotitas de niebla se pueden acumular también en las carreteras, congelándose y creando placas de hielo que hacen patinar a los vehículos que circulan sobre ellas.

 

Más información sobre cencelladas en zonas de montaña:

http://www.supranubius.es/2015/03/la-cencellada-i.html

 

Publicado en METEOROLOGÍA Y DIVULGACIÓN, Sin categoría | Etiquetado , , | Deja un comentario

Problemas típicos de aludes

Los cinco problemas típicos de aludes definidos por la European Avalanche Warning Services EAWS tienen como objetivo describir las situaciones típicas que se dan en terreno de aludes y ayudar a los profesionales y los usuarios de la montaña invernal en la evaluación del peligro de aludes. Complementan el grado de peligro y la localización del mismo (altitud y orientación) y están en el tercer nivel de información de la pirámide de comunicación del peligro de aludes. Las siguientes definiciones incluyen una caracterización general del problema incluyendo el tipo de aludes que se espera, una descripción de la distribución espacial típica y la posición de la capa débil dentro del manto nivoso, una caracterización del mecanismo de desencadenamiento, una descripción de la duración típica y de los periodos en los que se da el problema, y finalmente algunos consejos de circulación para los usuarios de la montaña invernal. Este documento va dirigido principalmente a los usuarios de la montaña invernal que circulan sobre terreno avalanchoso. No obstante, los problemas típicos de aludes pueden ser útiles también para los servicios de seguridad en avalanchas.

a

¿Qué?

Características

El problema de alud está relacionado con la nevada actual o más reciente. La magnitud de la sobrecarga adicional que la nieve nueva ejerce sobre el manto nivoso pre-existente es un factor crucial para el problema de nieve reciente. La importancia de la sobrecarga depende de diferentes factores como la temperatura o las características de la superficie de la nieve vieja.

Tipo de aludes esperados

·      Aludes de placa de nieve seca

·      Aludes de nieve seca sin cohesión

·      Aludes naturales y accidentales

¿Dónde?

Distribución espacial

El problema se presenta de forma generalizada y a menudo en todas las orientaciones

Posición de las capas débiles dentro del manto nivoso

Generalmente en el contacto con la nieve vieja pero algunas veces dentro de las capas de nieve nueva y otras veces también más internamente, dentro del manto nivoso preexistente.

¿Por qué?

Características de desencadenamiento

Aludes de placa de nieve seca:

·Sobrecarga adicional debida a la caída de nieve reciente sobre capas débiles pre- existentes o recién formadas.

Aludes de nieve seca sin cohesión:

·     falta de cohesión entre las partículas de nieve reciente.

¿Cuándo?

Duración

Típicamente durante la nevada hasta pocos días después.

¿Cómo gestionarlo?

Identificación del problema sobre el terreno

El problema de la nieve reciente es fácil de reconocer. Controla las acumulaciones de nieve reciente y la actividad de caída de aludes. Estate atento a leves cambios de tiempo que afecten las condiciones de la nieve.

Consejos de circulación

Aludes de placa de nieve seca: Espera hasta que el manto se estabilice. Aludes de nieve seca sin cohesión:

El peligro por caída es más importante que el de quedar sepultado. Ten en cuenta las consecuencias en terreno muy empinado.

b

 

¿Qué?

Características

El problema de alud está relacionado con el transporte de nieve por el viento. La nieve puede ser movida por el viento coincidiendo o no con una nevada.

Tipo de aludes esperados

·      Alud de placa de nieve seca.

·      Aludes naturales y accidentales

¿Dónde?

Distribución espacial

Muy variable pero típicamente a sotavento, en canales, depresiones, cerca de cambios de pendientes, detrás de crestas u otros lugares protegidos. Más común por encima del nivel del bosque.

Posición de las capas débiles dentro del manto nivoso

Generalmente en el contacto con la nieve vieja o dentro de la placa debido a la variación de la velocidad del viento durante el temporal. Ocasionalmente también internamente dentro de manto viejo.

¿Por qué?

Características de desencadenamiento

Sobrecarga de nieve venteada sobre capas débiles. Además la nieve venteada forma placas que son particularmente propensas a la propagación de fracturas.

¿Cuándo?

Duración

La nieve venteada puede evolucionar muy rápidamente. El problema se da típicamente durante la ventisca y persiste hasta como mucho unos pocos días después, dependiendo de la evolución del manto nivoso.

¿Cómo gestionarlo?

Identificación del problema sobre el terreno

Si no está oculto por nieve nueva, el problema de la nieve venteada se puede reconocer con un buen entrenamiento y formación, y con buena visibilidad. Considera los indicios de la nieve venteada y localiza los depósitos.

Indicios típicos: acumulaciones de nieve venteada, actividad reciente de aludes y algunas veces grietas al circular y whumpfs. Aún así, a veces se hace difícil determinar de cuándo son los signos del viento e incluso algunos de estos signos no implican que haya problema de avalancha (p.ej. en ausencia de capas débiles).

Consejos de circulación

Evitar las acumulaciones de nieve venteada en terreno inclinado, en particular en las áreas donde hay cambios de manto delgado a grueso o de nieve dura a blanda.
c.JPG

 

 

¿Qué?

Características

El problema de alud está relacionado con la presencia de capas débiles persistentes en un manto viejo. Estas capas débiles son típicamente: escarcha enterrada, cubiletes o cristales facetados.

Tipo de aludes esperados

·      Aludes de placa de nieve seca

·      Mayoritariamente aludes accidentales; raramente aludes naturales, principalmente en combinación con otros problemas de aludes.

¿Dónde?

Distribución espacial

El problema se puede dar de forma generalizada sobre el terreno o presentarse bastante aislado. Puede estar en todas las orientaciones, pero es más común en las laderas umbrías al abrigo del viento.

Posición de las capas débiles dentro del manto nivoso

En cualquier lugar del manto viejo, a menudo a niveles profundos. De todos modos, cuanto más profunda esté enterrada la capa, más difícil se hace el desencadenamiento.

¿Por qué?

Características de

desencadenamiento

Se desencadena cuando la sobrecarga que se le aplica excede la resistencia de la capa débil.

¿Cuándo?

Duración

Las capas débiles pueden persistir desde semanas hasta meses con posibilidad de que incluso perduren durante toda la temporada invernal.

¿Cómo gestionarlo?

Identificación del problema sobre el terreno

Detectar las capas débiles persistentes es complejo. Los signos de inestabilidad como los whumpfs son típicos pero no tienen porque estar presentes necesariamente. Los test de estabilidad pueden ayudar a detectar las capas débiles persistentes. La información referente a la historia del manto nivoso es crucial, así como las referencias a las capas débiles en los boletines de peligro de aludes.

La propagación de fracturas a grandes distancias son frecuentes y los desencadenamientos a distancia son probables.

Consejos de circulación

Circulad de forma conservadora y evitad las laderas grandes y muy empinadas. Tened en consideración el tiempo y los procesos en el manto nivoso de la zona. Sed extremadamente cautos con manto delgado y en la transición de delgado a grueso.

Este problema es el que causa la mayoría de muertes a excursionistas en terreno de aludes.

d

 

 

¿Qué?

Características

El problema de alud está relacionado con el debilitamiento del manto debido a la presencia de agua líquida en su interior. El agua se infiltra dentro del manto debido a la fusión o a la lluvia.

Tipo de aludes esperados

·      Alud de placa húmeda

·      Alud de nieve húmeda sin cohesión

·      Principalmente aludes naturales

¿Dónde?

Distribución espacial

Cuando la causa es el sol, la distribución del problema depende sobretodo de la orientación y de la altitud. En caso de que sea lluvia caída sobre la nieve, estarán afectadas todas las orientaciones.

Posición de las capas

débiles dentro del manto nivoso

En cualquier lugar del manto nivoso.

¿Por qué?

Características de desencadenamiento

Alud de placa húmeda:

·      Debilitamiento de las capas débiles preexistentes o acumulación de agua en las interfases entre capas.

·      En el caso de lluvia, también hay sobrecarga de la capa débil

Alud de nieve húmeda sin cohesión:

·       Pérdida de cohesión

¿Cuándo?

Duración

·      De horas a días.

·      Posibilidad de pérdida rápida de estabilidad.

·      Es especialmente crítico el momento en el que el agua se infiltra por primera vez en el interior del manto una vez éste se ha calentado hasta 0°C.

·      Las aludes espontáneos pueden ser más probables en determinados momentos del día, particularmente por la tarde (a menos que la lluvia sea el factor desencadenante).

¿Cómo gestionarlo?

Identificación del problema sobre el terreno

El problema de la nieve húmeda generalmente es fácil de reconocer. El inicio de la lluvia, la caída de bolas, la rodadura de nieve (“ensaimadas”), pequeñas placas húmedas y de nieve húmeda sin cohesión, son a menudo los precursores de actividad de aludes espontáneos de placa húmeda. El fuerte hundimiento del pie al pisar la nieve es también un signo de incremento de humedecimiento de la nieve.

Consejos de circulación

Cuando hay rehielo nocturno, en general tras noches frías con cielo despejado, las condiciones son favorables por la mañana. Después de noches cálidas con cielo cubierto el problema está a menudo presente ya desde por la mañana. Normalmente la lluvia sobre nieve nueva produce este problema de forma casi inmediata. Planificar y gestionar bien el horario de la ruta es muy importante. Ten en cuenta las zonas de llegada de los aludes.

 

Publicado en METEOROLOGÍA Y DIVULGACIÓN | Etiquetado , , | Deja un comentario

Resumen de la evolución de las precipitaciones en España del 22 al 28 de noviembre.

Durante el periodo del 22 al 28 de noviembre las precipitaciones fueron generalizadas y afectaron a la mayor parte del territorio nacional con la excepción de Cataluña, la mitad este de Aragón, áreas del norte de Guadalajara, este de Andalucía, sur de Cádiz y las Islas Canarias más orientales. Las precipitaciones superaron los 10 mm en casi toda la mitad oeste peninsular, al sur de Mallorca y en las islas de La Palma y El Hierro. Se acumularon más de 30 mm en Galicia y a lo largo de la cornisa cantábrica, al norte de Cáceres, en La Palma y en una franja que va desde el sureste de Huelva hasta el oeste de Granada. Las cantidades alcanzaron los 60 mm en el sureste de Galicia y en puntos aislados del sur de la provincia de Sevilla, llegándose a superar los 100 mm al sur de la provincia de Pontevedra. Entre las precipitaciones acumuladas en observatorios principales destacan las siguientes: 70 mm en Morón de la Frontera, 56 mm en Ourense, 55 mm en Santander/Parayas, 52 mm en Vigo/Peinador, 50 mm en Asturias/Avilés y 48 mm en San Sebastián/Igueldo y Santiago de Compostela/Labacolla. El día 29 se produjeron precipitaciones en la mitad sur peninsular, en la franja norte, en las Islas Baleares y en las islas de La Palma y El Hierro, destacando cantidades superiores a los 40 mm en zonas del sur de Andalucía, llegando a superar los 80 mm al noroeste de la provincia de Cádiz.

Por otra parte, el valor medio nacional de las precipitaciones acumuladas desde el pasado 1 de octubre hasta el 28 de noviembre de 2017 se cifra en 63 mm, lo que representa un 58% menos que el valor normal correspondiente a dicho periodo (150 mm). Salvo en alguna zona aislada entre el País Vasco y Navarra, en el norte de Mallorca y a lo largo del valle del Guadalquivir, las cantidades acumuladas se encuentran por debajo de su valor normal en toda la península y archipiélagos. En la mayor parte del territorio nacional las precipitaciones están por debajo del 50% de su valor normal y no llegan a alcanzar el 25% del valor normal en la mitad sur de Aragón, en el levante, en el pirineo gerundense, al noreste de Madrid y en el archipiélago canario.

4444

Publicado en RESÚMENES CLIMATOLÓGICOS | Etiquetado , | Deja un comentario