Los colaboradores meteorológicos asturianos (III)

Continuación de “Los colaboradores meteorológicos asturianos (II)”https://aemetblog.es/2017/08/23/los-colaboradores-meteorologicos-asturianos-ii/

 

ANTIGUOS COLABORADORES DESTACADOS

 

Aunque todos los colaboradores asturianos merecen ser distinguidos por su labor abnegada y altruista y su sentido de servicio a la sociedad, algunos de ellos también han destacado en otras actividades o su labor merece ser destacada.

 

IGNACIO ACEBAL

Matemático, físico y religioso, nacido en Ceceda (Nava) el 21 de octubre de liyg1881.Colaborador colegio PP. Agustinos Tapia de Casariego (Años 1907-1908, de 1911 a 1918 y 1920). Ignacio Acebal Inició estudios de primaria en el pueblo natal. A continuación ingresó en la vida monástica, en la familia agustiniana dedicándose al estudio de la gramática latina. Pasó luego al Noviciado de la Orden de San Agustín, establecido en Valladolid, en el que, después de un año reglamentario de prueba, profesó en noviembre de 1897. Estudió allí Filosofía y ciencias físicas, razón por lo que se dedicó al Observatorio Meteorológico de ese Colegio.

En noviembre de 1910 pasó al Colegio de la Vid (Burgos), de donde, por motivos de salud, se trasladó a Alicante (1903), y aquí obtuvo las órdenes sacerdotales. En septiembre de 1904 se le destinó como profesor al Colegio de la Orden, recién fundado por entonces en Tapia, en el que explicó Física y Matemáticas. Se licenció en Físicas en la Universidad de Barcelona, el 14 de junio de 1912. Volvió a Tapia como profesor del Colegio, en el que también desempeñó el cargo de secretario. En 1918 fue trasladado al Colegio Cántabro (Santander), del que fue director en el Capítulo provincial de la Orden celebrado en 1929, y superior de la residencia de la Orden en Santander.

En los años de 1923-24 fue diputado de Ciencias en el Colegio oficial de Doctores y Licenciados en Ciencias y Letras. Como consecuencia de sus estudios e investigaciones se ha dedicado a la divulgación científica, particularmente en publicaciones religiosas, como “La Ciudad de Dios”, “Religión y Cultura” y “España y América”, en la última de las cuales redactó, además, desde 1923 al 26, una sección fija intitulada “Boletín Científico”. También ha prestado sus colaboraciones (1920-25) al diario ovetense “El Carbayón”, en el que ha empleado las firmas de Fresneda y de I. Laruelo (Lic. en Ciencias). Otra publicación en que ha colaborado también el P. Acebal fue en el semanario dedicado a la enseñanza “La Verdad”, de Madrid, por los años de 1926 al 27. Se le debe además: Investigaciones sobre climatología castellana (“En La Ciudad de Dios”, tomo LVI); “El barómetro y la previsión del tiempo” (En España y América, tomo I); “Un nuevo instrumento musical” (En Religión y Cultura, tomo I). Fuente: Historia Matemática

 

JULIO MARTÍNEZ HOMBRE

Colaborador en Nava (1929-1941).

Entre 1949 y 1950, tras su fallecimiento, se recibieron observaciones desde la “Secciónuyf Pluviométrica del Observatorio privado del Ingeniero Agrónomo D. Julio Martínez Hombre” (Infiesto, España, 16 de febrero de 1893 – Oviedo Asturias, 4 de diciembre de 1945) fue un astrónomo y agrónomo español.

Biografía (fuente Wikipedia)

Ingeniero agrónomo y astrónomo, nació en Infiesto el 16 de febrero de 1893, hijo de Nicolás Martínez Agosti, alcalde de Infiesto, y de María Hombre Chalbaud, fue el mayor de ocho hermanos. Casado con Piedad Capellán Casín, también de Infiesto, tuvieron ocho hijos.

Estudió el Bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de Oviedo y en el Cardenal Cisneros de Madrid, con la calificación de Sobresaliente. Estudió la carrera de Ingeniero Agrónomo en la Escuela Especial de Madrid licenciándose el 18 de diciembre de 1919.

Ingresa en el Cuerpo Nacional de Ingenieros Agrónomos el 27 de enero de 1920 ejerciendo su carrera en el Servicio Catastral de Zamora y Guadalajara. Posteriormente regresa de nuevo a Zamora. En 1924 es nombrado director de la Granja Experimental Agrícola que el Estado tenía en Nava, Asturias.

Consecuencia de su afición por la astronomía realizó varios estudios experimentales sobre la influencia de la Luna en los cultivos que publicó en la revista “Agricultura” (Madrid, marzo 1930).

El 29 de junio de 1940 es destinado, como investigador, en el Centro de Investigaciones Agronómicas de la Zona Cantábrica, de Grado y el 6 de febrero de 1942 es nombrado director del mismo.

Al leer la obra “Entre los Planetas” de Kurt Laswistz, se interesó por la astronomía, ampliando sus conocimientos con otros libros científicos sobre la materia. En su destino de Zamora simultanea trabajo y estudio de la astronomía, publicando el libro “Breves reseñas de recientes descubrimientos” (Zamora 1924. Cuatro estudios astronómicos). En esos años visitó los observatorios de París y Greenwich.

En el curso 1924-25 aprueba en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Oviedo, la asignatura de Cosmografía y Física del Globo, habiendo merecido la calificación de Sobresaliente con derecho a Matrícula de Honor.

Logró determinar la situación de la Estrella Polar y la Estrella del Sur en relación con el planeta Marte.

Con Rubio Vidal y el sacerdote Alonso Trujillo, fundó en Oviedo la Agrupación Astronómica Asturiana. Fue también socio honorífico de las sociedades astronómicas inglesa, francesa e italiana.

Se interesó sobre la vida y obra del matemático asturiano Agustín de Pedrayes, Hizo un estudio sobre él y publicó lo investigado en la revista “Asturias” (Buenos Aires, septiembre 1929), órgano oficial del Centro Asturiano de Buenos Aires. El trabajo lo tituló ”Un sabio asturiano: el matemático Agustín de Pedrayes”. Además, a instancia suya en 1925, siendo concejal del ayuntamiento de Oviedo Rogelio Masip Pueyo, matemático y catedrático de instituto, a quién le unía, además de lazos familiares, una entrañable amistad, el ayuntamiento acordó dar el nombre de Matemático Pedrayes a una calle de la ciudad.

Era gran admirador de Isaac Newton y viajó a Inglaterra para conocer el lugar donde nació, vivió y desarrolló su trabajo. A su regreso pronunció un discurso como secretario de la Agrupación Astronómica Asturiana que versó sobre La leyenda Newtoniana, dentro de la conmemoración del tercer centenario del nacimiento de sir Isaac Newton, que se celebró en el paraninfo de la Universidad de Oviedo en 1944.

Julio Martínez Hombre fue un hombre de ciencia y cultivado, estudioso y con grandes inquietudes que le llevaron a ampliar estudios en distintas disciplinas como la filosofía y la teología. Se matriculó en la Universidad de Oviedo en cursos sobre ambas materias.

FLORENTINO QUEVEDO VEGA

Colaborador de 1947 a 1950. Cangas del Narcea-Obanca. Mones (Orense) 11/03/1919ñoh

Maestro, director de colegio, procurador y doctor en Derecho.

Condecoración Orden San Raimundo de Peñafort (2010)

Con fecha 26 de junio de 2016 se incoa expediente para el nombramiento como Hijo Adoptivo de Cangas del Narcea.

Continúa en activo como Abogado.

GONZALO MOURE TRÉNOR

 Colaborador Figueras-Castropol 1968-2014ñoih

Gonzalo Moure Trénor (Valencia, 1951). Escritor español dedicado a la literatura juvenil, campo en el que ha ganado premios tan importantes como el Gran Angular, el Ala Delta, el Primavera o el Barco de Vapor, entre otros. Antes de dedicarse por completo a la escritura, Moure trabajó también como periodista, guionista y publicista. Su obra es conocida por la atención que presta a los problemas de tipo social y también a la relación entre padres y adolescentes. (Fuente:Wikipedia)

  

JOSÉ LUIS GARCIA RODRÍGUEZ

Colaborador Piedras Blancas 1949-1960

Recibió la Cruz de Alfonso X el Sabio al mérito docente.

En su honor, desde 1984 lleva su nombre un colegio de Piedras Blancas, CEIP “Maestro José Luís García Rodríguez-Campiello”

LUIS ÁLVAREZ FUEYO

Doctor Ingeniero de Minas, decano del Colegio de Ingenieros del Norte de Españaihio (Mieres, 1906-2016)  Colaborador La Foz-Morcín 1953-1969

Hijo de Arturo Álvarez Artime, capataz de minas; con seis años se trasladó a Tudela Veguín, donde su padre trabajaba en la explotación de Quintana y Bertrand. Estudió en la entonces única Escuela de Ingenieros de Minas de España, la de Madrid, y Hulleras de Riosa fue su primer y único destino al que llegó el 11 de abril de 1932 y donde permaneció al frente del negocio hasta julio de 1969, lo que supuso más de una década al servicio de ENSIDESA, sirviendo como enlace entre dos períodos históricos.

Este insigne profesional mereció, entre otros reconocimientos, un homenaje con motivo de su centenario (2006) rendido por HUNOSA en el propio pozo Montsacro -en cuya actividad había participado desde su diseño y donde aún hoy su transporte se sigue accionando por una máquina cuya adquisición en Alemania negoció el propio Don Luis, y la concesión de una calle con su nombre por el Ayuntamiento de Oviedo, idóneamente contigua al Instituto del Carbón, ya en el año 2007. (Fuente: http://territoriomuseo.com)

JOSÉ ANTONIO MARTÍNEZ ALLENDE

Colaborador La Foz de Morcín 1969-1986

Nació en 1935. Alcalde del concejo entre 1968 y 1976 y fundador de la Hermandad de La ñougiuProbe. También es el Presidente de Honor de la Hermandad de Donantes de Sangre del Principado.

La mayor parte de su vida laboral transcurrió en Hunosa, aunque también trabajó en Ensidesa y Minas de Riosa. En la hullera pública ocupó los cargos de Secretario de Dirección, Jefe del Grupo de Empresa, Secretario Técnico en la Dirección General de la Cuenca y responsable de la Dirección de Comunicación y Relaciones Públicas. Tuvo tiempo para todo y, en las estanterías de casa, tiene galardones que recuerdan una vida ejemplar: En 2008, la Federación Internacional de Organizaciones de Donantes de Sangre le otorga la “Odre du Mérite International du Sang” y el Rey Juan Carlos I le concedió la Cruz de Caballero de Cisneros al Mérito Político. (Fuente: diario La Nueva España)

  

EUSEBIO GONZÁLEZ MAYORGA

1912 – 15 /03/2014

 Colaborador de Colombres 1947-1950. Maestro en Colombres y ex alcalde de Sahagún liugu(León), diputado provincial. Distinciones:

Escudo de la villa de Sahagún. Cruz de la Orden de Cisneros en 1969 “por una constante actividad de interés provincial”. Puerro de Oro en 2002, máximo galardón que ofrece el Ayuntamiento de Sahagún a las personas o instituciones que ha llevado el nombre de la villa fuera de sus fronteras

Biografía (fuente Wikipedia)

Nació en Galleguillos de Campos (León), el 5 de marzo de 1912 dentro del seno de una familia labradora. El menor y único varón de los cinco hijos de Lázaro y Juana pronto destaco en los estudios llegando a ser Maestro, y tras un servicio militar en el Ferrol, vivió la Guerra Civil Española dando clases a los soldados analfabetos y dedicado al papeleo de los mandos.

A la vuelta reanudo las oposiciones y en 1941, tras ejercer como interino en las escuelas de Villalebrín y Bercianos del Real Camino, consigue la plaza de Maestro en el Concejo de Ribadedeva (Asturias), en las escuelas de Colombres donde ejerce durante 18 años dejado un gran recuerdo y quedando siempre unido a la historia de dicha localidad y a sus gentes, ya que entre otras cosas es donde nace Isabel, su única hija.

A su regreso a tierras de Castilla ejerce como Maestro en las escuelas de Sahagún llegando a ser Director de las mismas, y compaginando la enseñanza con la política como Diputado Provincial y Alcalde de Sahagún durante 9 años. En dichos años se inauguraran las Escuelas Comarcales, la actual Casa de la Cultura, la Consolidación de la Torre del Reloj, el Pabellón Municipal de los Deportes, y el actual Polideportivo, en 2002 se le reconoció su labor como Alcalde mediante la entrega del Puerro de Oro, máximo galardón que ofrece el Ayuntamiento de Sahagún a las personas e instituciones que han llevado el nombre de la villa fuera de sus fronteras, uno más a sumar dentro de sus diversos reconocimientos como persona pública, siendo el más emblemático la Cruz de la Orden de Cisneros, que le fue concedida en 1969 cuando ejercía como Diputado Provincial por una constante actividad e interés en el ejercicio de sus funciones.

Disfrutó sus últimos años viviendo entre Galleguillos y Sahagún, rodeado de su hija, nietos, y bisnietos, así como de sus vecinos de toda la vida los cuales le realizaron un homenaje público al cumplir los 100 años en agradecimiento a toda una vida de dedicación, al cual también se desplazaron autoridades y vecinos de su añorado Colombres. Falleció en Sahagún el 15 de marzo de 2014 a sus 102 años, recibiendo sepultura junto a su querida esposa Iluminada en el cementerio de la localidad.

ANGEL VICTORERO LUCIO

Colaborador en Lastres 1944-1977

La familia Victorero, oriunda de la localidad marinera de Lastres, se asienta, en torno a liugj1890, en el incipiente núcleo de Torreón (Coahuila, México), regentando un pequeño pero próspero negocio de papelería y tabaquería, que les permite adquirir terrenos y plantaciones de algodón. Los hermanos Victorero Lucio regresan a Lastres debido a la revolución mejicana, aunque sus inversiones en Méjico les retornan abundantes beneficios. Actúan como mecenas e impulsores económicos de esta localidad, donde su fábrica de máquinas de liar cigarrillos dio trabajo a gran número de familias, además sufragaron actividades benéficas entre la población. El original y conocido Belén de la Iglesia de Lastres, se trata de una donación de esta familia, al igual que las diversas cruces que fueron instaladas en el Pico Pienzu, en la Sierra del Sueve. (fuente: https://elblogdelcoleccionistaeclectico.com/2014/02/16/los-victorero-y-su-maquina-para-liar-cigarrillos/)

Ángel Victorero era un apasionado de la naturaleza, y según parece en 1944 solicitó al propio Ministro del Aire, D. Juan Vigón, natural de Colunga, una garita, termómetros y un pluviómetro para poder colaborar. Disponía de un anemómetro y veleta de construcción propia. Durante sus ausencias contaba con la inestimable colaboración de su administrador D. Enrique Granda Olivar (recientemente una de sus hijas ha reanudado las observaciones pluviométricas en Lastres), que también se ocupó de realizar las observaciones en la etapa final de su vida. D. Angel falleció en 1977, previamente recibió el Diploma de la Red Climatológica Española en 1961.

Minuto 18:38

 

 UNIVERSIDAD DE OVIEDO

No podemos olvidar la colaboración de la Universidad de Oviedo, ya que esta Universidad fue pionera en la observación con instrumentos en Asturias y una de las primeras Universidades e Institutos de España en comenzar las observaciones meteorológicas. Así, tras la Real Orden de 6 de octubre de 1850 de la Dirección General de la Función Pública, por la que se establecieron las 23 estaciones meteorológicas que conformarían la red de observación, para que comenzaran las observaciones de forma regular en algunos observatorios, la Universidad de Oviedo comenzó esta actividad.

El primer director y verdadero impulsor de esta iniciativa fue D. León Salmeán y Mandayo,

Nace en Madrid en 1810. Inicia sus estudios dentro de la escuela jesuíta del Colegio ñoihoihImperial de Madrid. Posteriormente pasa al colegio Doña María de Aragón en donde estudia Humanidades y Filosofía. Inicia sus estudios de ciencias en la Dirección de Minas para luego pasar al Museo de Ciencias Naturales, al Conservatorio de Artes y finalmente al Jardín Botánico. Se traslada a Asturias para estudiar primero ciencias naturales y más tarde farmacia en la Universidad de Oviedo. En 1831 es nombrado catedrático de Química aplicada y tres años más tarde catedrático de la propia Universidad.

El 6 de julio de 1836 dentro de las guerras carlistas y debido a su pensamiento liberal es apresado en la población de Soto del Barco. Es trasladado primero a León y más tarde a Galicia en dónde logra escaparse regresando a Oviedo en 1837. En este mismo año se casa con Luisa Gotarredona y Barchino. En 1851 es nombrado decano de la facultad de Filosofía y en 1858 es nombrado decano de la facultad de Ciencias. Entre 1866 y 1867; y entre 1868 – 1884 fue rector de la universidad de Oviedo.

Falleció en Oviedo tras vivir en la ciudad más de setenta años el 2 de septiembre de 1893.Entre sus muchos cargos destacan el de catedrático y rector de la Universidad de Oviedo, profesor del Instituto de Enseñanza Media y de la Escuela para Obreros sostenida por la Sociedad Económica de Amigos del País, director del Jardín Botánico y el Observatorio Meteorológico, decano de la Facultad de Filosofía (1851), decano de la Facultad de Ciencias 1858 y jefe superior de la administración civil (1888).

Entre 1840 y 1876 fue presidente de la Sociedad Económica de Amigos del País. Fue presidente de la Academia de Bellas Artes de San Salvador, Junta provincial de instrucción pública, asociación de ganaderos. Miembro de la sociedad geográfica de Francia y en 1856 fue nombrado miembro de la academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Madrid.

Recibió varias condecoraciones y distinciones, como la de Comendador de la Orden de Carlos III y Caballero Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica.

Al margen de la figura del rector León Salmeán y Mandayo, a quien podemos considerar como fundador del observatorio, y que destacó enormemente por otros muchos aspectos científicos, no hay que olvidar a los sucesivos directores y ayudantes del observatorio que continuaron su labor, y hasta cierto punto, se podría considerar que crearon “escuela”, destacando de forma singular Luis González Frades, que ocupó la dirección a partir de 1877, y que entre otros destinos posteriores, ocupó la dirección del observatorioñoiuuh de la Universidad de Valladolid en 1899, al que confirió un gran impulso. Destacable también fue su comisionado para la instalación de una estación meteorológica en Llanes en 1884. Fue un memorable científico, inventor de un curioso anemógrafo registrador eléctrico, con más de 20 publicaciones técnicas, destacando sus libros de Física y Química que se utilizaron como libros de texto en varios Institutos. En 1891 publicó la obra “Estación Meteorológica de Oviedo. Resúmenes Generales de las observaciones realizadas desde el año 1851 hasta 1890 inclusive”, que además de incluir una completa y meticulosa descripción de la estación, con el inventario de todos los instrumentos y la minuciosa climatología estadística, contiene el que podemos considerar primer tratado de climatología descriptiva de Asturias. También enumera los textos que albergaba la completa biblioteca del observatorio, incluyendo suscripciones a revistas internacionales de contenido meteorológico procedentes de EEUU, Alemania, Inglaterra, Italia, etc., por lo que podemos considerar que la “Escuela de Oviedo” se encontraba a la vanguardia del conocimiento científico meteorológico a finales del siglo XIX.

Otro miembro destacado de la que denominamos “Escuela de Oviedo” es Máximo oihñoiFuertes Acevedo, ayudante entre 1861 y 1862, polifacético científico que destacó en las letras y en las ciencias. Dirigió también el observatorio meteorológico de Badajoz y realizó estudios meteorológicos como catedrático del Instituto de Santander. Prolífico escritor, con gran número de publicaciones, tanto científicas como su “Curso de Física Elemental y nociones de Química”, “La atmósfera” o “Mineralogía asturiana”, como relativas a estudios biográficos de asturianos, como “Ensayo de una biblioteca de autores asturianos”. Varias de sus obras recibieron distintos galardones, siendo reconocido el conjunto de su obra con una medalla de oro en la Exposición Universal de Barcelona en 1888. Curiosamente la publicación de una de sus obras, “El darwinismo. Sus adversarios y defensores”, parece que fue la causa de su destitución como director del Instituto de Badajoz, al considerarse de “inspiración demoniaca”.

Otros directores del observatorio fueron Diego Terrero, José Ceruelo, José Lópezoihñoihj´j Doriga, Arturo Pérez, Luis Méndez, Antonio Aparicio y Enrique Uríos y Gras. Ya en el siglo XX, destaca la figura de Demetrio Espurz Campodarbe, que ocupó la dirección desde 1907. Anteriormente fue profesor en las Universidades de Zaragoza y de la Habana y de la Escuela Naval de Guayaquil (Ecuador). Tuvo una estrecha relación con el profesor J.J. Thomson (Premio Nobel de Física en 1906), quien visitó la Universidad de Oviedo en 1923. Probablemente, Demetrio Espurz fue quien decidiera en 1913 trasladar el gabinete de física a la contigua casa-palacio de la plaza de Riego, con motivo de las reformas generales que finalizaron con la ampliación de la biblioteca y con la estructura actual del edificio. Este hecho, aparentemente sin importancia, resultó determinante para el devenir de esta serie de datos de observación, ya que durante los sucesos revolucionarios de octubre de 1934, y como consecuencia del trágico incendio del edificio histórico durante el día 13, resultó gravemente dañada la torre-observatorio. Afortunadamente, el archivo de los cuadernos de observación, se encontraba a salvo en el edificio contiguo que no sufrió daños. De esa forma, sólo se perdieron las observaciones de julio, agosto, septiembre y octubre. También es admirable que tan sólo unos días después, las observaciones continuaran con los instrumentos ubicados provisionalmente sobre un montante de madera adosado a la pared y accesible desde una ventana, a unos 3 metros de altura. En 1943, le sucedió al frente de la estación meteorológica su hijo Antonio Spurz Sánchez.

 Notas:

  • Los informadores de meteorología del Ejército del Aire y Auxiliares de Meteorología, incluidos en este informe, realmente son profesionales de la meteorología, por lo que no tienen consideración estricta de colaboradores. Su inclusión en esta memoria obedece a razones históricas que permiten dar continuidad al conocimiento de la historia de la meteorología en Asturias.
  • El personal de la Universidad de Oviedo se considera colaborador aunque de características singulares, ya que su ocupación principal obedecía a sus tareas docentes y de investigación.

BIBLIOGRAFÍA

 

  • La Serie Histórica de la Universidad de Oviedo. Proyecto Redasho. Manuel Antonio Mora García y Víctor González Roces. Calendario Meteorológico 2017. Pgs. 309-317. Agencia Estatal de Meteorología. MAPAMA.2017
  • Las estaciones termopluviométricas de la red climatológica de AEMET. César Rodríguez Ballesteros. Calendario Meteorológico 2009. Pgs. 242-248. Agencia Estatal de Meteorología.
  •  Cien años de historia de los colaboradores de AEMET. La observación voluntaria en España y las nuevas redes de datos meteorológicos. José Ángel Núñez Mora. AEMET. 2011.
  • El Clima Toledano en los siglos XVI y XVII. Ramón Gonzálvez. Boletin de la Real Academia de la Historia. TOMO CLXXIV. NUMERO II. AÑO 1977
Esta entrada fue publicada en AEMET EN ACCIÓN. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s