IPCC: «Ahora o nunca» sobre el límite de calentamiento de 1,5 °C

“Sabemos qué hacer. Sabemos cómo hacerlo. Y ahora nos toca a nosotros actuar”, dijo, el copresidente del Grupo de Trabajo III del IPCC, Jim Skea.

Sin una reducción de emisiones inmediata y contundente en todos los sectores, limitar el calentamiento global a 1,5 °C es inalcanzable. Sin embargo, según el nuevo informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC)., cada vez hay más pruebas de la acción climática.

En el periodo 2010-2019, las emisiones medias anuales de gases de efecto invernadero se situaron en los niveles más altos de la historia de la humanidad, pero el ritmo de crecimiento se ha frenado. Desde 2010, se han producido descensos sostenidos de hasta el 85% en los costes de la energía solar y eólica, y, también, de las baterías. Según el informe, una serie de políticas y leyes cada vez más exigentes han mejorado la eficiencia energética, han reducido las tasas de deforestación y han acelerado el despliegue de las energías renovables.

«Nos encontramos en una encrucijada. Las decisiones que tomamos ahora pueden asegurar un futuro habitable. Tenemos las herramientas y los conocimientos necesarios para limitar el calentamiento”, dijo el presidente del IPCC, Hoesung Lee. “Me alienta la acción climática que se está tomando en muchos países. Hay políticas, regulaciones e instrumentos de mercado que están demostrando ser efectivos. Si estos se amplían y se aplican de manera más amplia y equitativa, pueden respaldar reducciones profundas de emisiones y estimular la innovación”.

Informe del Grupo de Trabajo III del IPCC

El Resumen para los responsables de políticas del informe del Grupo de Trabajo III del IPCC, Cambio Climático 2022: Mitigación del cambio climático, fue aprobado el 4 de abril de 2022 por 195 gobiernos miembros del IPCC, a través de una sesión de aprobación virtual. Es la tercera entrega del Sexto Informe de Evaluación (AR6) del IPCC y sigue a los informes sobre la base de la ciencia física y sobre los impactos y la adaptación.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, dijo que el último informe era “una letanía de promesas climáticas incumplidas… un archivo de vergüenza”.

«Las decisiones que tomen los países ahora harán o romperán el compromiso de 1,5 grados. Un cambio hacia las energías renovables reparará nuestra fallida mezcla energética mundial y ofrecerá esperanza a millones de personas que sufren hoy los efectos del clima. Las promesas y los planes climáticos deben convertirse en realidad y en acción, ¡ya!. Es hora de dejar de quemar nuestro planeta y empezar a invertir en la energía renovable que nos rodea. En un mensaje de vídeo dijo: «Es hora de dejar de quemar nuestro planeta y de invertir en las abundantes energías renovables que nos rodean».

El Secretario General de la OMM, Prof. Petteri Taalas ,afirmó que el informe debería servir de base para «el impulso crucialmente necesario del nivel de ambición de la mitigación del clima».

Dijo que los informes del IPCC mostraban que todos los rincones de la Tierra se ven ya afectados por el cambio climático y que todas las regiones del mundo tienen hoy un impacto por el problema del cambio climático.

«Para concluir, tenemos dos retos apremiantes por delante. La adaptación y la mitigación. Se necesitan iniciativas políticas de financiación y visión de futuro, así como acciones concretas, en aras del bienestar de las generaciones actuales y futuras y de nuestra biosfera», afirmó el profesor Taalas. La OMM y el PNUMA son copatrocinadores del IPCC, ganador del premio Nobel.

Opciones en todos los sectores para al menos reducir a la mitad las emisiones para 2030

Limitar el calentamiento global requerirá importantes transiciones en el sector energético. Esto implicará una reducción sustancial del uso de combustibles fósiles, una electrificación generalizada, una mayor eficiencia energética y el uso de combustibles alternativos (como el hidrógeno).

«Contar con las políticas, la infraestructura y la tecnología adecuadas para permitir cambios en nuestros estilos de vida y comportamientos puede suponer una reducción del 40-70% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. Esto ofrece un importante potencial sin explotar», afirmó el copresidente del Grupo de Trabajo III del IPCC, Priyadarshi Shukla. «Las pruebas también demuestran que estos cambios en el estilo de vida pueden mejorar nuestra salud y bienestar».

Las ciudades y otras zonas urbanas también ofrecen importantes oportunidades de reducción de emisiones. Éstas pueden lograrse mediante un menor consumo de energía (por ejemplo, creando ciudades compactas y transitables), la electrificación del transporte combinada con fuentes de energía de bajas emisiones, y la mejora de la captación y el almacenamiento de carbono utilizando la naturaleza. Hay opciones para ciudades consolidadas, de rápido crecimiento y nuevas.

«Vemos ejemplos de edificios de energía cero o de carbono cero en casi todos los climas», dijo el copresidente del Grupo de Trabajo III del IPCC, Jim Skea. «Es fundamental actuar en esta década para aprovechar el potencial de los edificios en materia de reducción».

“Sabemos qué hacer. Sabemos cómo hacerlo. Y ahora nos toca a nosotros actuar”, dijo.

 Informe del Grupo de Trabajo III del IPCCLa reducción de las emisiones en la industria implicará un uso más eficiente de los materiales, la reutilización y el reciclaje de los productos y la minimización de los residuos. En el caso de los materiales básicos, como el acero, el informe del Grupo de Trabajo III del IPCC sobre materiales de construcción y los productos químicos, los procesos de producción de gases de efecto invernadero bajos o nulos se encuentran en su fase piloto o casi comercial.

Este sector representa aproximadamente una cuarta parte de las emisiones mundiales. Alcanzar el cero neto será un reto y requerirá nuevos procesos de producción, electricidad con bajas o nulas emisiones, hidrógeno y, cuando sea necesario, captura y almacenamiento de carbono.

La agricultura, la silvicultura y otros usos de la tierra pueden proporcionar reducciones de emisiones a gran escala y también eliminar y almacenar dióxido de carbono. Sin embargo, la tierra no puede compensar las reducciones de emisiones aplazadas en otros sectores. Las opciones de respuesta pueden beneficiar a la biodiversidad, ayudarnos a adaptarnos al cambio climático y asegurar los medios de vida, los alimentos y el agua, y el suministro de madera.

Los próximos años son críticos

Los próximos años son críticos

En los escenarios evaluados, para limitar el calentamiento a unos 1,5 °C es necesario que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero alcancen su punto máximo antes de 2025, como muy tarde, y se reduzcan en un 43% para 2030; al mismo tiempo, el metano también tendría que reducirse en un tercio aproximadamente. Incluso si hacemos esto, es casi inevitable que superemos temporalmente este umbral de temperatura, pero podríamos volver a estar por debajo de él a finales de siglo.

«Es ahora o nunca, si queremos limitar el calentamiento global a 1,5°C (2,7°F)», dijo Skea. «Sin una reducción inmediata y profunda de las emisiones en todos los sectores, será imposible».

La temperatura global se estabilizará cuando las emisiones de dióxido de carbono lleguen a cero neto. En el caso de 1,5ºC (2,7ºF), esto significa alcanzar las emisiones netas de dióxido de carbono a nivel mundial a principios de la década de 2050; en el caso de 2ºC (3,6ºF), a principios de la década de 2070.

Esta evaluación muestra que para limitar el calentamiento a unos 2 °C (3,6 °F) sigue siendo necesario que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero alcancen su punto máximo antes de 2025, a más tardar, y se reduzcan en una cuarta parte para 2030.

Cerrar brechas de inversión

El informe va más allá de las tecnologías y demuestra que, si bien los flujos financieros son un factor de tres a seis veces inferior a los niveles necesarios para 2030 para limitar el calentamiento a menos de 2 °C (3,6 °F), hay suficiente capital y liquidez global para cerrar las brechas de inversión. . Sin embargo, se basa en señales claras de los gobiernos y la comunidad internacional, incluida una alineación más sólida de las finanzas y las políticas del sector público.

“Sin tener en cuenta la economía beneficios económicos de costos de adaptación reducidos o impactos climáticos evitados, el Producto Interno Bruto (PIB) global sería solo unos pocos puntos porcentuales más bajo en 2050 si tomamos las medidas necesarias para limitar el calentamiento a 2 °C (3,6 °F) o menos, en comparación para mantener las políticas actuales”, dijo Shukla.

Alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible

La acción climática acelerada y equitativa para mitigar y adaptarse a los impactos del cambio climático es fundamental para el desarrollo sostenible. Algunas opciones de respuesta pueden absorber y almacenar carbono y, al mismo tiempo, ayudar a las comunidades a limitar los impactos asociados con el cambio climático. Por ejemplo, en las ciudades, las redes de parques y espacios abiertos, los humedales y la agricultura urbana pueden reducir el riesgo de inundación y reducir los efectos de isla de calor.

La mitigación en la industria puede reducir los impactos ambientales y aumentar el empleo y las oportunidades comerciales. La electrificación con energías renovables y los cambios en el transporte público pueden mejorar la salud, el empleo y la equidad.

“El cambio climático es el resultado de más de un siglo de energía y uso de la tierra, estilos de vida y patrones de consumo y producción insostenibles”, dijo Skea. “Este informe muestra cómo tomar medidas ahora puede llevarnos hacia un mundo más justo y sostenible”.

Las evaluaciones del IPCC brindan a los gobiernos, en todos los niveles, información científica que pueden utilizar para desarrollar políticas climáticas. Las evaluaciones del IPCC son un aporte clave en las negociaciones internacionales para abordar el cambio climático. Los informes del IPCC se redactan y revisan en varias etapas, lo que garantiza la objetividad y la transparencia.

Noticias de la OMM

Videos de IPCC, informe del Grupo de Trabajo III del IPCC, Cambio Climático 2022: Mitigación del cambio climático

Working Group III Sixth Assessment Report trailer – Spanish
Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC)

CLIMATE CHANGE 2022: Mitigation of Climate Change

Acerca de aemetblog

La Agencia Estatal de Meteorología sucedió en 2008 a la entonces Dirección General del Instituto Nacional de Meteorología, con más de 150 años de historia. Actualmente está adscrita, según el artículo 4.4 del Real Decreto 864/2018, de 13 de julio, por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio para la Transición Ecológica, a ese departamento ministerial a través de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente. El objeto de AEMET, según el artículo 1.3 del Real Decreto 186/2008, de 8 de febrero por el que se aprueba su Estatuto, es el desarrollo, implantación, y prestación de los servicios meteorológicos de competencia del Estado y el apoyo al ejercicio de otras políticas públicas y actividades privadas, contribuyendo a la seguridad de personas y bienes, y al bienestar y desarrollo sostenible de la sociedad española". Como Servicio Meteorológico Nacional y Autoridad Meteorológica del Estado, el objetivo básico de AEMET es contribuir a la protección de vidas y bienes a través de la adecuada predicción y vigilancia de fenómenos meteorológicos adversos y como soporte a las actividades sociales y económicas en España mediante la prestación de servicios meteorológicos de calidad. Se responsabiliza de la planificación, dirección, desarrollo y coordinación de actividades meteorológicas de cualquier naturaleza en el ámbito estatal, así como la representación de éste en organismos y ámbitos internacionales relacionados con la Meteorología.
Esta entrada ha sido publicada en ACTUALIDAD METEOROLÓGICA, TODOS LOS ARTÍCULOS y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario