El otoño fenológico de 2016 en el País Vasco

captura

El otoño fenológico comienza en julio y acaba en diciembre. En estos meses los frutos maduran, la hojas cambian de color y caen al suelo y las aves migran. Todos estos cambios se relacionan con el tiempo que afecte a una zona durante estos meses. En este resumen analizaremos cómo ha sido este otoño en el País Vasco.

Por Pilar López Vallejo, bióloga y observadora meteorológica del Observatorio de Igeldo (Gipuzkoa)

captura2

Evolución del follaje de los fresnos. De arriba a bajo e izquierda a derecha: 27 de agosto, 12 de septiembre, 30 de septiembre, 14 de noviembre, 25 de noviembre y 1 de diciembre.

El Tiempo

Julio fue cálido y seco aunque el sol lució poco este mes. Agosto fue un mes cálido y muy seco; se batieron efemérides por temperaturas máximas en Bilbao y Vitoria. El mes de septiembre fue húmedo y cálido, en octubre predominó el viento sur y, en cuanto a precipitación fue un mes seco. Noviembre se encuentra dentro de la normalidad en temperaturas pero tuvo mucha precipitación, sobre todo concentrada en los primeros días del mes. Diciembre fue sorprendentemente cálido y seco, con muchos días soleados.

captura3

Plantas Silvestres

Hasta mediados de julio, gracias al alto grado de humedad generado por las brumas y el sirimiri, el paisaje se mantuvo de un verde intenso hasta el final de la segunda decena, ya que dos jornadas muy calurosas provocaron que algunas hojas quedaran mustias y cayeran. El calor de agosto ayudó a la correcta maduración de los frutos.

En septiembre comenzó tímidamente a anunciarse el otoño con manchas amarillas en las hojas y erizos de castaña en el suelo. Aún así, a mediados de mes, el paisaje en Igeldo seguía fresco. Lo mismo se pudo observar en Urkiola, sobre todo en la vertiente cantábrica en estas fechas eran muy pocos los signos otoñales, a excepción de los bordes de las hojas en algunas hayas.

arbol

La estación iba con un ligero retraso a lo habitual. Como dato a destacar: la muy abundante cosecha de hayucos. A finales de mes en Iturraran (Aia, Gipuzkoa) no se observaron demasiados tonos rojizos u ocres. El paisaje no había dado todavía el cambio de color.

A mediados de octubre el otoño ya avanza por el paisaje de Igeldo, pero en comparación con la media de años anteriores, hay más hojas en los árboles que siguen verdes. En esta época hay un desprendimiento masivo de castañas, la cosecha es muy abundante. También los nogales están cargados de nueces. El calor de agosto y septiembre ayudó a que estos árboles hayan tenido una gran cosecha este otoño. Sobre el día 20 se apilan las manzanas en la puerta de las sidrerías. Este año la cosecha no fue muy abundante, ya que los manzanos son veceros, y era año de poco fruto en esta zona de Gipuzkoa. Sin embargo, la calidad ha sido muy buena, la falta de lluvia durante la maduración del fruto hizo que este sea dulce. A finales de mes, no se observan grandes cambios en el paisaje, la falta de heladas y la abundante humedad producida por las nieblas matinales y el rocío contribuyen a mantener las hojas en los árboles.

otro_arbol

A mediados de noviembre siguen con hojas abedules, fresnos, robles y avellanos pero en la tercera decena los árboles pierden hojas rápidamente y apenas mantienen algunas a comienzos de diciembre en castaños, sauces y abedules. Los primeros cambios de color en amentos de avellanos se observan a finales de este mes en Igeldo y unos días antes en Mungia.

El momento de mayor colorido otoñal se situaría sobre el 10 de noviembre cuando todavía muchos árboles conservaban sus hojas con el cambio de color.

Huertas

Julio fue un mes muy húmedo; aunque no cayera mucha precipitación hubo muchas nieblas y días de llovizna. Esto no favoreció a cultivos como el tomate que necesita sol y tiempo seco, así que durante este mes hubo que tratar las plantas con cobre para evitar la propagación del mildiu. Los calores de mediados de mes quemaron las flores de las plantas de pimientos, que dieron menos cosecha de la habitual

Agosto, tan seco y cálido, no fue bueno para los cultivos, que aunque se regaran no pudieron evitar quemaduras. Por un lado, el calor impidió la aparición del mildiu, por encima de 30ºC no puede vivir; pero ayudó a la aparición de plagas. Así el gusano de las manzanas (Carpocapsa) tuvo varios picos en la temporada, cuando lo habitual es que tenga dos.

El tiempo cálido en septiembre y el resto del otoño ayudó a que los frutos maduraran correctamente y las plantas de hoja han seguido creciendo hasta muy avanzado el otoño.

La cosecha de nueces y castañas has sido excelente, estos árboles soportan bien el calor y la escasa acumulación de horas-frío del otoño-invierno 2015/2016 no ha parecido afectarles.

Aves

Las aves abandonaron nuestro territorio (migración post nupcial) con cierto retraso ya que las condiciones climáticas seguían siendo buenas. Las aves que vienen a pasar el invierno o de paso desde zonas más frías están llegando con retraso debido a que el otoño en zonas más al norte no está siendo muy duro, aunque los primeros temporales otoñales en el norte de Europa propiciaron una fuga de tempero para algunas especies.

aves

Esta entrada fue publicada en METEOROLOGÍA A FONDO y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s