¿Qué emite más dióxido de carbono? ¿Los volcanes o la actividad humana?

Un artículo de MICHON SCOTT AND REBECCA LINDSEY  REVIEWED BY TERRENCE GERLACH

Las actividades humanas—principalmente la quema de carbón y otros combustibles fósiles, pero también la producción de cemento, la deforestación y otros cambios en el paisaje—emitieron aproximadamente 40 mil millones de toneladas métricas de dióxido de carbono en 2015

La actividad humana genera 60 veces, o más, la cantidad de dióxido de carbono que liberan los volcanes cada año. Erupciones grandes y violentas pueden igualar la tasa de emisiones de los seres humanos en las pocas horas que duran, pero son muy poco frecuentes y muy breves en comparación a las emisiones humanas anuales. De hecho, varios estados de los Estados Unidos emiten individualmente más dióxido de carbono en un año que todos los volcanes del planeta combinados.

Actividades humanas

Las actividades humanas—principalmente la quema de carbón y otros combustibles fósiles, pero también la producción de cemento, la deforestación y otros cambios en el paisaje—emitieron aproximadamente 40 mil millones de toneladas métricas de dióxido de carbono en 2015. Desde el comienzo de la Revolución Industrial, más de 2 billones de toneladas métricas de dióxido de carbono han sido lanzadas a la atmósfera producto de la actividad humana, según el Proyecto Global del Carbón.

Volcanes

Los volcanes emiten dióxido de carbono de dos maneras: durante las erupciones y a través del magma subterráneo. El dióxido de carbono del magma subterráneo es liberado a través de grietas, rocas y suelos porosos, además del agua que alimenta lagos volcánicos y manantiales termales. Las estimaciones de las emisiones de dióxido de carbono globales producidas por volcanes deben tomar en cuenta tanto las fuentes en erupción como aquellas que no lo están.

En un artículo científico de 2011, el investigador del Servicio Geológico de los Estados Unidos, Terry Gerlach, resumió cinco estimaciones anteriores de las tasas de emisión global de dióxido de carbono volcánico que habían sido publicadas entre 1991 y 1998. Estas estimaciones incluyeron estudios que databan de la década de 1970 y que se basaron en una gran variedad de mediciones, como muestreo directo y teledetección satelital. Las estimaciones globales se ubicaron en un rango de aproximadamente 0.3 ± 0.15 mil millones de toneladas métricas de dióxido de carbono por año, lo cual significa que las emisiones humanas de dióxido de carbono fueron más de 90 veces mayores que las emisiones globales de dióxido de carbono provenientes de volcanes.

En 2013, otro grupo de científicos—Michael Burton, Georgina Sawyer y Domenico Granieri—publicaron una estimación actualizada usando más datos sobre las emisiones de dióxido de carbono del magma de superficie, que estuvieron disponibles años después de la última estimación global. Si bien los autores identificaron un rango amplio de variabilidad en las estimaciones, concluyeron que la mejor estimación general era de aproximadamente 0,6 mil millones de toneladas métricas de dióxido de carbono por año.

Si bien es más alta que la estimación de Gerlach, la cantidad sigue siendo sólo una fracción de la producción de dióxido de carbono proveniente de las actividades humanas. Gerlach comentó en un correo electrónico: «Tomado al pie de la letra, sus resultados significan que el CO2 antropogénico excede el CO2 volcánico global por al menos un factor de 60 veces».

Ocasionalmente, las erupciones son lo suficientemente potentes como para liberar dióxido de carbono a una tasa que iguala o incluso excede la tasa global de emisiones humanas durante unas pocas horas. Por ejemplo, Gerlach estimó que las erupciones del Monte Saint Helens (1980) y Pinatubo (1991) liberaron dióxido de carbono en una escala similar a la producción humana durante casi nueve horas. Las emisiones humanas de dióxido de carbono continúan día tras día, mes tras mes y año tras año.

Hoy versus el pasado

La actividad volcánica actual puede parecer menor en comparación a las emisiones de dióxido de carbono que estamos generando con la quema de combustibles fósiles para producir energía. Pero en el transcurso del tiempo geológico, los volcanes han ocasionalmente contribuido al calentamiento global con la producción de cantidades significativas de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero.

Por ejemplo, algunos geólogos plantean la hipótesis de que hace 250 millones de años una extensa inundación de lava emanó de manera continua desde la tierra en Siberia, tal vez por cientos de miles de años. Esta erupción a gran escala, y de larga duración, probablemente elevó las temperaturas globales lo suficiente como para causar una de las mayores extinciones en la historia de nuestro planeta. La actividad volcánica actual no ocurre en una escala tan masiva.

Enfriamiento del clima

Hoy en día, más que calentar el clima global, las erupciones volcánicas frecuentemente tienen un efecto opuesto. Eso es porque el dióxido de carbono no es lo único que los volcanes inyectan en la atmósfera. Incluso las erupciones pequeñas con frecuencia producen cenizas volcánicas y partículas de aerosol.

Ya sean producto de erupciones pequeñas o grandes, los aerosoles volcánicos reflejan la luz solar de regreso al espacio, enfriando el clima global. La erupción de 1815 del Monte Tambora produjo suficientes cenizas y aerosoles como para suspender el verano en Europa y América del Norte en 1816.

Referencias

Boden, T.A., Marland, G., Andres, R.J. (2015). Global, Regional, and National Fossil-Fuel CO2 Emissions, Carbon Dioxide Information Analysis Center, Oak Ridge National Laboratory, U.S. Department of Energy, Oak Ridge, Tenn., U.S.A.

Burton, M.R., Sawyer, G.M., Granieri, D. (2013). Deep carbon emissions from volcanoes. Reviews in Mineralogy and Geochemistry, 75, 323–354.

Cook, J. (2015). Do volcanoes emit more CO2 than humans? Skeptical Science. Accessed May 11, 2016.

Gerlach, T. (2011). Volcanic versus anthropogenic carbon dioxideEOS, 92(24), 201–202.

Hawaiian Volcano Observatory. (2007, February 20). Which produces more CO2, volcanic or human activity? U.S. Geological Survey. Accessed May 11, 2016.

Houghton, R.A., van der Werf, G.R., DeFries, R.S., Hansen, M.C., House, J.I., Le Quéré, C., Pongratz, J., Ramankutty, N. (2012). Chapter G2 Carbon emissions from land use and land-cover change, Biogeosciences, 9, 5125-514.

IPCC. (2014). Summary for Policymakers. In: Climate Change 2014: Mitigation of Climate Change. Contribution of Working Group  III to the Fifth Assessment Report  of the Intergovernmental Panel on Climate  Change [Edenhofer, O., R. Pichs-Madruga, Y. Sokona, E. Farahani, S. Kadner, K. Seyboth, A. Adler, I. Baum, S. Brunner, P. Eickemeier, B. Kriemann, J. Savolainen, S. Schlömer, C. von Stechow, T. Zwickel and J.C. Minx (eds.)]. Cambridge University Press, Cambridge, United Kingdom and New York, NY, USA.

Le Quéré, et al. (2015). Global Carbon Budget 2015Earth Syst. Sci. Data, 7, 349–396, doi:10.5194/essd-7-349-2015, 2015.

Oskin, B. (2013, December 12). Earth’s Greatest Killer Finally Caught. LiveScience.

Ridley, D. A., Solomon, S., Barnes, J. E., Burlakov, V. D. (2015). Total volcanic stratospheric aerosol optical depths and implications for global climate changeGeophysical Research Letters, 41, 7763–7769.

Self, S., Zhao, J-X., Holasek, R., Torres, R., and King, A. (1999). The Atmospheric Impact of the 1991 Mount Pinatubo Eruption. [Online] U.S. Geological Survey Website. http://pubs.usgs.gov/pinatubo/self/ Accessed June 16, 2016.

University Corporation for Atmospheric Research. (2012). Mount Tambora and the Year Without a Summer. Accessed May 11, 2016.

Understanding Evolution. Volcanic activity and mass extinction. Accessed May 12, 2016.

U.S. Energy Information Administration. Total Energy. Accessed May 11, 2016.

Publicado en :

Acerca de aemetblog

La Agencia Estatal de Meteorología sucedió en 2008 a la entonces Dirección General del Instituto Nacional de Meteorología, con más de 150 años de historia. Actualmente está adscrita, según el artículo 4.4 del Real Decreto 864/2018, de 13 de julio, por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio para la Transición Ecológica, a ese departamento ministerial a través de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente. El objeto de AEMET, según el artículo 1.3 del Real Decreto 186/2008, de 8 de febrero por el que se aprueba su Estatuto, es el desarrollo, implantación, y prestación de los servicios meteorológicos de competencia del Estado y el apoyo al ejercicio de otras políticas públicas y actividades privadas, contribuyendo a la seguridad de personas y bienes, y al bienestar y desarrollo sostenible de la sociedad española". Como Servicio Meteorológico Nacional y Autoridad Meteorológica del Estado, el objetivo básico de AEMET es contribuir a la protección de vidas y bienes a través de la adecuada predicción y vigilancia de fenómenos meteorológicos adversos y como soporte a las actividades sociales y económicas en España mediante la prestación de servicios meteorológicos de calidad. Se responsabiliza de la planificación, dirección, desarrollo y coordinación de actividades meteorológicas de cualquier naturaleza en el ámbito estatal, así como la representación de éste en organismos y ámbitos internacionales relacionados con la Meteorología.
Esta entrada ha sido publicada en CAMBIO CLIMÁTICO, TODOS LOS ARTÍCULOS y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario Cancelar respuesta