El exceso de calor y la duración de las noches cálidas aumentan la mortalidad en el sur de Europa

Por Dominic Royé y Aurelio Tobías

Un estudio internacional coordinado por Dominic Royé, de la Universidad de Santiago de Compostela, muestra por primera vez que el exceso de calor y la duración de las noches cálidas están fuertemente asociados con muertes por causas específicas en el sur de Europa. El estudio utilizó datos de 11 ciudades en 4 países y acaba de ser publicado en la revista Epidemiology. Agradecemos a los autores del post su disposición para esta nueva colaboración con AEMETblog.

El impacto del ambiente térmico en la salud, el confort y el rendimiento humanos es uno de los problemas de salud pública más importantes relacionados con el cambio climático global. Los efectos del calor, y particularmente de las olas de calor, en la salud de la población han sido descritos por numerosos estudios, que han establecido relaciones inequívocas entre las altas temperaturas y la mortalidad. Las altas temperaturas nocturnas, junto con las altas temperaturas diurnas, pueden provocar un estrés térmico prolongado, que se ve agravado por el hecho de que el cuerpo humano no puede descansar durante la noche. El impacto más común de las noches calurosas en la salud humana es la falta de sueño y descanso. El calor puede provocar alteración y privación del sueño debido a los necesarios procesos de termorregulación, alterando así el desvelo y provocando la disminución de las fases REM (Rapid Eye Movement) y SWS (Slow-wave Sleep). Además, son las primeras horas de la noche y la primera fase del sueño la que se describe como la más sensible y la que acumula las mayores alteraciones por estrés térmico.

En 2015 Royé & Martí desarrollaron nuevos índices de estrés térmico nocturno, dado que la temperatura mínima suele alcanzarse habitualmente en los momentos próximos a la salida del sol; pero se pueden registrar temperaturas superiores a 20°C durante muchas horas de la noche y obtener, como registro mínimo, una temperatura inferior a los 20°C. Por ello, para asociar el calor nocturno con la mortalidad, se utilizaron los índices Hot Night duration  (HNd) y HNexcess (HNe) como indicadores propuestos por Royé (2017) y Royé & Martí (2015) que se basan en datos horarios de temperatura del aire. El índice de duración de la noche cálida describe la duración relativa del efecto de calor, y el exceso en °C permite evaluar el exceso de estrés térmico nocturno, que se obtiene mediante la suma del exceso de calor durante el período con temperaturas iguales o superiores a 20ºC.

El estudio encontró pruebas sólidas de que la mortalidad diaria se asoció con el exceso de calor y, en menor medida, con la duración en todos los países analizados (Figura 1). Es importante subrayar que el efecto encontrado de la noche cálida sobre la mortalidad es independiente de las temperaturas diurnas. En particular, los valores altos de HNe demostraron estar asociados con un aumento de la mortalidad por causas específicas. Observamos una asociación convexa no lineal entre mortalidad y HNd así como HNe. Los resultados mostraron en todos los países asociaciones cuasi directas, a corto plazo, desde el mismo día de un evento hasta un retraso de 3 días.

Por todas las causas, el riesgo más alto se observó en Portugal con un aumento de la mortalidad del 37% en exceso de calor nocturno y el riesgo más bajo en Francia con un 12%. Los aumentos de riesgo específicos de cada ciudad varían entre el 6% en Barcelona y el 63% en Porto (Figura 2). En España los mayores riesgos los encontramos en Madrid con un aumento del 26% de mortalidad. Los resultados de la duración del calor nocturno revelaron que solo Portugal mostró aumentos significativos con un riesgo del 29% de muertes no accidentales. No obstante, en algunos resultados específicos de ciudades, estimamos riesgos importantes del 7% para Roma y del 12% para Madrid.

La explicación para los mayores riesgos encontrados en Portugal podría explicarse por una posible falta de planificación o aclimatación autónoma de la población a noches cálidas. Aunque también podría ser que la temperatura exterior es más representativa de la exposición real en Portugal que en otros países. Además, la proporción de la población que vive en una vivienda no confortablemente fresca durante el verano fue más alto en Portugal que en otros países del sur de Europa.

Encapsular los efectos del calor nocturno a través de indicadores de duración y exceso proporciona una perspectiva diferente sobre los impactos en la salud humana relacionados con el calor. Finalmente, los resultados brindan una mejor comprensión de los efectos del calor nocturno en la salud y pueden ayudar a mejorar la toma de decisiones para acciones preventivas, como refinar los sistemas de alerta de olas de calor a nivel de población, además de considerar los factores de riesgo individuales.

Figura 1. Relaciones de exposición-respuesta específicas de cada país entre los índices de noche calurosa del exceso de noche cálida [HNe]) y la mortalidad no accidental. La línea vertical punteada es el percentil 95.
Figura 2. Riesgo relativo específico de la ciudad (intervalo de confianza [IC] del 95%) del efecto de las noches cálidas (duración [HNd], exceso de noche cálida [HNe]) sobre la mortalidad por causas específicas para el percentil 95% de ambos índices.
Nota: R% = (R-1)*100, cuando R > 1 y R% = (1-R)*100, cuando R < 1

Royé D & Martí A (2015). Análisis de las noches tropicales en la fachada atlántica de la Península Ibérica. Una propuesta metodológica. BAGE, 69(69):351-368.

Royé D (2017). The effects of hot nights on mortality in Barcelona, Spain. Int J Biometeor. 61(12):2127-2140.

Royé D, Sera F, Tobías A, Lowe R, Gasparrini A, Pascal M, de’ Donato F, Nunes B, Teixeira JP (2021). Effects of hot nights on mortality in Southern Europe. Epidemiology, 32(4):487-498.

Acerca de aemetblog

La Agencia Estatal de Meteorología sucedió ya en 2008 a la entonces Dirección General del Instituto Nacional de Meteorología, con más de 150 años de historia. Actualmente está adscrita, según el artículo 4.4 del Real Decreto 864/2018, de 13 de julio, por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio para la Transición Ecológica, a ese departamento ministerial a través de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente. El objeto de AEMET, según el artículo 1.3 del Real Decreto 186/2008, de 8 de febrero por el que se aprueba su Estatuto, es el desarrollo, implantación, y prestación de los servicios meteorológicos de competencia del Estado y el apoyo al ejercicio de otras políticas públicas y actividades privadas, contribuyendo a la seguridad de personas y bienes, y al bienestar y desarrollo sostenible de la sociedad española". Como Servicio Meteorológico Nacional y Autoridad Meteorológica del Estado, el objetivo básico de AEMET es contribuir a la protección de vidas y bienes a través de la adecuada predicción y vigilancia de fenómenos meteorológicos adversos y como soporte a las actividades sociales y económicas en España mediante la prestación de servicios meteorológicos de calidad. Se responsabiliza de la planificación, dirección, desarrollo y coordinación de actividades meteorológicas de cualquier naturaleza en el ámbito estatal, así como la representación de éste en organismos y ámbitos internacionales relacionados con la Meteorología.
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD METEOROLÓGICA, CAMBIO CLIMÁTICO, TODOS LOS ARTÍCULOS y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s