Las tormentas en septiembre.

Por Jorge González Márquez y Juan Antonio Fernández-Cañadas, AEMET.

En estos primeros días de septiembre con una intensa actividad tormentosa, sobre todo en áreas próximas al Mediterráneo, vamos a ver cómo es el comportamiento y la distribución habitual de las tormentas(1) en este mes en la península Ibérica y alrededores, tomando como referencia la media del periodo 1995-2016.

DTSEP

La principal característica del mes de septiembre es que las tormentas afectan a todas las
regiones, es decir, es raro que algún lugar se quede sin ellas. Este hecho tan peculiar no se da en ningún otro mes del año, al menos si contamos zonas terrestres y marítimas. Como hecho excepcional, vemos puntos de Galicia o del mar de Alborán con menos de un día de tormenta en septiembre.

En el conjunto de la península Ibérica, la frecuencia de las tormentas aumenta gradualmente desde el suroeste hacia el nordeste, alcanzándose el máximo en  Los Pirineos, con siete días al mes en algunos puntos. Esta distribución es  similar a la del mes de mayo en la península, pero radicalmente distinta en el mar, sobre todo en el Mediterráneo entre Cataluña, Valencia y Baleares, donde hay en septiembre una intensa actividad que no se daba en mayo. Hay de media ahora entre cuatro y seis días de tormenta en toda esta zona, abarcando mar, costa y montaña, y destaca especialmente el elevado número de descargas en el mar, alcanzándose valores del orden de una descarga por km² al mes (en el mapa se muestra el valor por cada 25 km²), especialmente en horas nocturnas o matinales.

NDSEP

En cuanto a la distribución horaria y al intervalo horario de mayor actividad en cada punto (siempre horas UTC), y sin entrar en mucho detalle debido a las numerosas particularidades locales, puede resumirse así:

DTSEP.gif

Dentro de la península, en las zonas montañosas predominan las tormentas a mediodía o primera hora de la tarde (entre las 12 y 16). En zonas interiores no montañosas, predominan durante la tarde (de 14 a 18), y en zonas interiores próximas a grandes valles, embalses o confluencias de ríos, la actividad es más tardía aún, abarcando parte de la noche (de 18 a 22). Este horario viene determinado en gran parte por el régimen de brisas de montaña y de valle, y también por el hecho de que muchas tormentas originadas en las montañas, después se extienden a zonas lejanas.

En las costas y áreas marítimas próximas a ellas, el esquema horario se complica un poco, aunque puede concluirse que, en costas y mares que tengan zonas de tierra al oeste o al sur (por ejemplo el Cantábrico o el Mediterráneo norte) las tormentas se dan sobre todo al final de la tarde y principio de la noche (de 18 a 22), muchas veces debido a que se trata de grandes tormentas originadas sobre tierra, que después avanzan hacia el mar impulsadas por vientos del suroeste, o también por tratarse de tormentas originadas en el mar en cuanto llega la noche y empiezan a actuar las brisas de tierra. Por el contrario, en áreas marítimas y costeras cuyas zonas de tierra queden al norte o al este (por ejemplo gran parte de Andalucía), las tormentas predominan en horario matinal (de 08 a 12).

A medida que nos adentramos en el mar, las tormentas se dan más en la madrugada, y así tenemos en alta mar un predominio de la actividad al final de ella o al amanecer (de 02 a 06), siendo este hecho muy visible en el Mediterráneo sur. En el Mediterráneo norte sin embargo, y probablemente por la interferencia que produce la península y las islas Baleares, el predominio es a medianoche (de 22 a 02).

Finalmente, destacar las islas Baleares, que se comportan como si fuesen montañas en medio del mar, y cuyo horario predominante de tormentas es el mismo que se da en las montañas peninsulares (de 12 a 16). Estas tormentas se originan en el centro de las islas por calentamiento e impulso de las brisas marinas y suelen mostrar un ligero desplazamiento desde el W o NW, pero a diferencia de lo que ocurría con las de las montañas peninsulares, rara vez progresan a zonas alejadas de ellas, al encontrar un mar relativamente fresco y no unas mesetas o valles fuertemente recalentados. Este horario de tarde es el que se da en el interior de las islas, pero no en sus costas, en las que predominan las tormentas a medianoche (intervalo de 22 a 02), a excepción de Menorca, en la cual se suelen dar en horas más avanzadas de la madrugada.

HORAMAX_SEP.jpeg

En resumen, que puede decirse que el mes de septiembre es el de las tormentas más fuertes y más extendidas por todas las zonas.

(1). Consideramos día de tormenta en un lugar concreto, aquel en el que ha habido al menos una descarga eléctrica en un radio de 10km alrededor de él.

Esta entrada fue publicada en RESÚMENES CLIMATOLÓGICOS, TODOS LOS ARTÍCULOS y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s