El Niño/La Niña Hoy

Nota de prensa de la OMM

El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) es un fenómeno natural caracterizado por la fluctuación de las temperaturas del océano en la parte central y oriental del Pacífico ecuatorial, asociada a cambios en la atmósfera. Este fenómeno tiene una gran influencia en las condiciones climáticas de diversas partes del mundo. Gracias a los progresos científicos alcanzados en cuanto a la comprensión y la modelización del ENOS, las competencias de predicción han mejorado en escalas temporales de uno a nueve meses de antelación, lo que ayuda a la sociedad a prepararse para los peligros asociados a ese fenómeno, tales como las fuertes lluvias, las inundaciones y las sequías.

Noviembre de 2021

En el Pacífico tropical imperan condiciones características de La Niña, dado que durante el período comprendido entre septiembre y octubre de 2021 tanto los indicadores oceánicos como los atmosféricos alcanzaron los umbrales necesarios. A tenor de los pronósticos más recientes de los Centros Mundiales de Producción de Predicciones a Largo Plazo de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), existe una alta probabilidad (90 %) de que la temperatura de la superficie de las aguas del Pacífico tropical se mantenga en unos niveles característicos de La Niña hasta finales de 2021, así como una probabilidad moderada (70-80 %) de que esos niveles persistan durante el primer trimestre de 2022. Según la mayoría de los modelos, es probable que el episodio de La Niña de 2021/2022 sea de intensidad débil o moderada. Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales monitorearán de cerca la evolución del fenómeno El Niño-Oscilación del Sur (ENOS) en los próximos meses y facilitarán proyecciones actualizadas.

Tras un período prolongado de condiciones neutras con respecto al ENOS durante los meses centrales de 2021 (es decir, sin episodios de El Niño ni de La Niña), las observaciones atmosféricas y oceánicas realizadas en el Pacífico ecuatorial indican la instauración de condiciones típicas de La Niña durante el período de septiembre a octubre de 2021. Las anomalías de la temperatura de la superficie del mar en el océano Pacífico oriental se situaron en su mayoría entre −0,5 y −1,0 °C, valores característicos de un episodio débil de La Niña. Las anomalías de la temperatura subsuperficial en las partes central y oriental del Pacífico ecuatorial también estuvieron por debajo de la media, y ello se tradujo en aportes de agua más fría a la superficie. Las condiciones de enfriamiento oceánico influyeron en la circulación atmosférica suprayacente y la fortalecieron. Se observó una intensificación de los vientos alisios en superficie sobre la mayor parte del océano Pacífico ecuatorial, y en capas altas de la atmósfera fue patente la presencia de vientos del oeste anómalos. El índice de oscilación austral (SOI) también fue mayoritariamente positivo, lo que indica presiones en superficie más altas en la zona central y meridional del Pacífico y presiones en superficie más bajas en el Pacífico occidental. Se registraron episodios periódicos de precipitaciones y convección superiores a la media en la región de Indonesia, mientras que en el océano Pacífico occidental y central se impusieron de forma clara y persistente condiciones que generaron precipitaciones inferiores a la media. Todas esas anomalías son compatibles con la reaparición de un episodio débil de La Niña después de los episodios observados a finales de 2020 y principios de 2021.

Los Centros Mundiales de Producción de Predicciones a Largo Plazo de la OMM han tomado las observaciones realizadas recientemente como valores iniciales a partir de los cuales sus sistemas de predicción estacional han elaborado predicciones a escala mundial para los próximos meses. Los modelos de todos los Centros de la OMM indican que, con toda probabilidad, las anomalías de la temperatura de la superficie del mar en la parte central y oriental del Pacífico (que también se miden con el índice Niño-3.4) se mantendrán en el intervalo de valores típicos de un episodio de La Niña durante el resto de 2021. Las predicciones para los meses de diciembre de 2021 a febrero de 2022 cifran en un 90 % la probabilidad de que continúe el episodio de La Niña. Por su parte, la probabilidad de que reaparezcan unas condiciones neutras con respecto al ENOS es de aproximadamente el 10 %, mientras que la probabilidad de que se produzca un episodio de El Niño es prácticamente nula. Sin embargo, la probabilidad de ocurrencia de un episodio de La Niña durante los períodos señalados presenta ciertas diferencias en función del centro que emita el pronóstico, y oscila entre aproximadamente el 70 y el 95 %. La mayoría de los modelos indican que las anomalías de la temperatura de la superficie del mar en la parte central y oriental del Pacífico alcanzarán su valor mínimo en diciembre de 2021 o enero de 2022, y que el episodio de La Niña se debilitará gradualmente entre febrero y mayo de 2022. El valor medio del índice Niño-3.4, calculado a partir de la media multimodelos de la OMM, se acerca a los −1,1 °C en su mínimo, lo que corresponde a un episodio de La Niña débil o moderado. Para el período de enero a marzo de 2022, el índice Niño-3.4 se situará probablemente entre −0,5 y −1,0 °C, de modo que la probabilidad de que se produzca un episodio de La Niña oscila entre el 70 y el 80 %. Así pues, es muy probable que las condiciones típicas de La Niña persistan al menos hasta principios de 2022, y es posible que evolucionen hacia valores neutros con respecto al ENOS en el período de marzo a mayo de 2022 a medida que las anomalías se debiliten.

Es importante tener en cuenta que El Niño y La Niña no son los únicos factores que condicionan las características climáticas a escala mundial y regional, y que la intensidad de los indicadores del ENOS no tiene una correspondencia directa con la de sus efectos. Por lo que se refiere a la escala regional, las proyecciones estacionales deberán tener en cuenta los efectos relativos tanto del estado del ENOS como de otros condicionantes climáticos pertinentes a escala local. Puede obtenerse información aplicable a los ámbitos regional y local en las proyecciones climáticas estacionales regionales y nacionales, como las elaboradas por los Centros Regionales sobre el Clima de la OMM, los Foros Regionales sobre la Evolución Probable del Clima y los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales.

En resumen: 

  • Entre septiembre y octubre de 2021, las condiciones del Pacífico tropical evolucionaron y se constató la formación de un episodio de La Niña, dado que las temperaturas de las aguas superficiales y subsuperficiales en el conjunto de la parte central y oriental del Pacífico fueron inferiores a la media. Las condiciones atmosféricas también registraron valores acordes con la instauración de un episodio débil de La Niña.
  • Las predicciones de los modelos y las evaluaciones de los expertos indican que hay una probabilidad del 90 % de que persistan las condiciones de La Niña entre diciembre de 2021 y febrero de 2022. Para el período de enero a marzo de 2022, esa probabilidad se reduce a un porcentaje que oscila entre el 70 y el 80 %.
  • Según la media multimodelos prevista, las anomalías de la temperatura de la superficie del mar en la parte central y oriental del Pacífico registrarán su valor más negativo en diciembre de 2021 o enero de 2022 (alrededor de −1,1 °C). Luego, esas anomalías se debilitarán gradualmente hasta registrar valores neutros con respecto al ENOS durante el período de marzo a mayo de 2022.

Los Miembros y asociados de la OMM seguirán monitoreando de cerca la evolución del fenómeno ENOS. Durante los próximos meses los expertos en predicción climática elaborarán periódicamente interpretaciones más detalladas de los efectos de la variabilidad climática regional, que difundirán los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales.

Documento original disponible aquí

Acerca de aemetblog

La Agencia Estatal de Meteorología sucedió ya en 2008 a la entonces Dirección General del Instituto Nacional de Meteorología, con más de 150 años de historia. Actualmente está adscrita, según el artículo 4.4 del Real Decreto 864/2018, de 13 de julio, por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio para la Transición Ecológica, a ese departamento ministerial a través de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente. El objeto de AEMET, según el artículo 1.3 del Real Decreto 186/2008, de 8 de febrero por el que se aprueba su Estatuto, es el desarrollo, implantación, y prestación de los servicios meteorológicos de competencia del Estado y el apoyo al ejercicio de otras políticas públicas y actividades privadas, contribuyendo a la seguridad de personas y bienes, y al bienestar y desarrollo sostenible de la sociedad española". Como Servicio Meteorológico Nacional y Autoridad Meteorológica del Estado, el objetivo básico de AEMET es contribuir a la protección de vidas y bienes a través de la adecuada predicción y vigilancia de fenómenos meteorológicos adversos y como soporte a las actividades sociales y económicas en España mediante la prestación de servicios meteorológicos de calidad. Se responsabiliza de la planificación, dirección, desarrollo y coordinación de actividades meteorológicas de cualquier naturaleza en el ámbito estatal, así como la representación de éste en organismos y ámbitos internacionales relacionados con la Meteorología.
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD METEOROLÓGICA, TODOS LOS ARTÍCULOS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s