Premio Nacional de observación 2017 Familia Rovira-Monfort

Atzeneta del Maestrat, Castellón

JOSE ÁNGEL NÚÑEZ MORA
AEMET en la Comunidad Valenciana

Melcior Rovira Cabedo (derecha) y Melcior Rovira Monfort (izquierda) en el observatorio meteorológico de Atzeneta del Maestrat.

En Atzeneta del Maestrat, Castellón, hay un viejo pluviómetro fabricado en los talleres Yoldi de Vitoria, que lleva registrando datos de precipitación en la localidad desde el año 1942. Durante estos 75 años, una familia ha sido la encargada de ir realizando la toma de datos: la familia Beltrán-Monfort-Rovira. El último observador de Atzeneta, Melcior Rovira Monfort, es la cuarta generación de meteorólogos de esta localidad castellonense, en L’Alt Maestrat, aunque el titular y responsable del observatorio sigue siendo Melcior Rovira Cabedo, su padre, el tercer observador meteorológico de Atzeneta.

 

2

detalle del pluviómetro de Atzeneta fabricado en los talleres Yoldi.

El 17 de julio de 1943 comenzaron las observaciones meteorológicas en el municipio de Atzeneta del Maestrat, aunque hay constancia documentada (ver imagen 2) de que en julio del año 1942, hace por tanto 75 años, ya había instrumentos meteorológicos instalados en la localidad. El primer observador fue Vicent Beltrán, conocido en el pueblo como Centet, que era tío-bisabuelo de Melcior Rovira Monfort, el cuarto observador meteorológico de Atzeneta (la mujer de Centet era hermana del bisabuelo de Melcior).

15

No sabemos por qué Centet comenzó a realizar observaciones meteorológicas en Atzeneta, si fue por una afición suya o, como cuenta la familia, se debió a que alguien de algún organismo oficial se presentó en 1942 en el pueblo solicitando colaboración para instalar y gestionar un observatorio meteorológico que se adhiriera a la red termopluviométrica secundaria del por entonces Servicio Meteorológico Nacional, o quizás, lo más probable, fue por ambas cosas. El caso es que en julio de 1943 (imagen 3), Vicent Beltrán comenzó a enviar datos de temperatura de la estación meteorológica de Atzeneta del Maestrat, y a partir de septiembre datos de precipitación y temperatura.

 

5

Imagen 3: primera tarjeta de observación del observatorio de Atzeneta del Maestrat

En febrero de 1949, Centet murió repentinamente y el abuelo de Melcior, Joaquín Monfort Beltrán, por ser familia de Centet, continuó con los negocios que éste llevaba (comercio de ultramarinos, bodega de vino,…) y también asumió ser el observador meteorológico de Atzeneta.

 

7

Imagen 4: arriba, tarjeta de observación de enero de 1949, la última firmada por Vicente Beltrán; abajo, tarjeta de observación de marzo de 1949, la primera firmada por Joaquín Monfort.

Como la estación estaba situada en una parcela que era de la familia de los dos, de Centet y de Joaquín, la gestión del observatorio ha ido pasando de padres a hijos y nietos a lo largo del tiempo, y aún continúa estando al mismo sitio que en 1942.

 

8

Imagen 5: Joaquín Monfort Beltrán, observador meteorológico de Atzeneta durante casi medio siglo, entre 1949 y 1997. En brazos de Joaquín, Melcior Rovira Monfort, su nieto, la cuarta generación de observadores de meteorología de la localidad.

De forma ininterrumpida, Joaquín Monfort estuvo haciendo observaciones meteorológicas de temperatura y precipitación en Atzeneta durante casi medio siglo, entre marzo de 1949 y diciembre de 1997, cuándo debido a su edad y por problemas de movilidad y memoria, dejó de visitar diariamente la estación, y se hizo cargo del observatorio Melcior Rovira Cabedo, su yerno, y padre del actual observador, Melcior Rovira Monfort; aunque lo cierto es que, desde noviembre de 1996, las observaciones ya las hacía Melcior Rovira, pero las siguió firmando Joaquín Monfort hasta diciembre de 1997. Cabe destacar que Joaquín Monfort era muy meticuloso con las medidas y la hora en punto a las que se debían hacer estas.

16

En el casi medio siglo de observaciones meteorológicas, Joaquín Monfort registró fenómenos que aún hoy son recordados en el pueblo, como las heladas de febrero de 1956 (imagen 7), mes en el que llegó a haber 23 días de helada en 3 oleadas, y varios días con mínimas inferiores a -5ºC: -8ºC el día 11; -7ºC los días 4, 5 y 12; y -6ºC el día 3 y el 17.

 

17

Imagen 7: tarjeta de observación de temperatura de febrero de 1956 en Atzeneta del Maestrat. Arriba, los datos registrados; abajo, en el apartado de observaciones, Joaquín Monfort dejó anotado lo siguiente: “las bajas temperaturas registradas en este mes han diezmado en su totalidad las cosechas de almendra, cebada y leguminosas, y ocasionando muchísimo daño en olivos, algarrobos, etc. ya que algunos tendrán que ser talados, además de las cosechas”.

Las lluvias torrenciales de octubre de 1962, otro fenómeno registrado por Joaquín Monfort, dejaron un impacto tremendo en gran parte de la provincia y también en la localidad de Atzeneta, que fue la que tuvo el registro más alto de precipitación en los 5 días que duró el temporal, entre el 13 y el 17. En total se recogieron 445.0 l/m2, (imagen 8), de los cuales, 215.0 l/m2 sólo el día 14, pero como explicaba Joaquín Monfort a su nieto Melcior, debió de llover mucho más, porque la lluvia de ese día excedió la capacidad del pluviómetro, y éste se desbordó.

 

No fue el único pluviómetro que se desbordó ese día 14 de octubre de 1962 en la provincia, en el observatorio de la ciudad de Castellón se registraron 210.5 l/m2, aunque el observador dejó anotado en el cuaderno de observación lo siguiente: “la precipitación registrada en este observatorio, ha sido la indicada pero la caída realmente ha sido superior ignorándose su valor debido a que el pluviómetro rebosaba y se perdió”.

11

Imagen 8: precipitación acumulada en el temporal de lluvias torrenciales de octubre de 1962 en la provincia de Castellón. 445.0 l/m2 registrados en Atzeneta. El valor más alto del temporal.

Joaquín Monfort también realizó observaciones fenológicas desde el año 1971. En sus anotaciones aparecen datos de floraciones de árboles, salida de hojas, pérdida de hojas, llegada de aves migratorias, partida de estas aves…

En los últimos veinte años, ya con Melcior Rovira Cabedo de observador, se han seguido anotando, además de los datos diarios de temperatura y precipitación, los fenómenos meteorológicos más adversos que se han producido en Atzeneta. Cómo efeméride destaca el episodio de lluvias torrenciales de octubre del 2000 (imagen 9), el mayor temporal de lluvias en Atzeneta desde que está la estación, en el que se llegaron a registrar 460.5 l/m2, de los cuales, 199.8 l/m2 el día 22 y 207.4 l/m2 el día 23.

 

12

Imagen 9: precipitación acumulada en el temporal de lluvias torrenciales de octubre de 2000 en la provincia de Castellón. 460.5 l/m2 registrados en Atzeneta.

 

En el año 2006, con la ampliación de la red de estaciones automáticas, AEMET pensó instalar una de ellas en Atzeneta del Maestrat, junto al histórico observatorio, aunque el emplazamiento no era muy adecuado para una correcta ubicación de la torre de viento, por lo que desinteresadamente, Melcior Rovira cedió una parcela propia ubicada en un terreno agrícola de almendros próximo a la población, para lo que incluso se tuvieron que arrancar dos árboles para hacer hueco a la estación meteorológica.

Melcior Rovira (padre) es el actual titular de la estación, aunque las observaciones las hacen tanto él como su hijo, que ya es la cuarta generación de observadores meteorológicos de la localidad. De hecho, el hijo, debido a la pasión por la meteorología vivida desde la niñez en su casa, se ha licenciado en Física y ahora se encarga de comprobar los instrumentos y de digitalizar todos los datos.

13

Imagen 10: Estación automática de Atzeneta del Maestrat

 

Han pasado 75 años desde la instalación de los primeros instrumentos meteorológicos en la Atzeneta, pero ellos, Melcior padre y Melcior hijo, siguen tomando medidas en el viejo pluviómetro Hellmann de la fábrica Yoldi (imagen 11), que estrenó Vicent Beltrán, Centet, allá por 1943. Junto a ese viejo pluviómetro hay otro más moderno, pero Melcior comenta que las mediciones del antiguo no coinciden exactamente con las del moderno, y por mantener la homogeneidad de la serie, y seguramente por razones sentimentales, él prefiere seguir haciendo las medidas en el antiguo. De hecho éste es el principal valor del observatorio, su antigüedad y la homogeneidad de la serie: sin cambios de ubicación, sin cambios del entorno, sin cambios urbanos apreciables, sin apenas cambios de instrumentalización (mismo pluviómetro y termómetros de mercurio de AEMET o antiguo INM); y la mayor parte de los datos tomados sólo por dos observadores diferentes (Joaquín y Melcior).

14

Imagen 11: pluviómetro Hellmann de la fábrica Yoldi de Atzeneta del Maestrat. 75 años de observaciones pluviométricas ininterrumpidas en la localidad.

Accede a los vídeos del Día Meteorológico Mundial

Esta entrada fue publicada en A FONDO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s