Los días más cálidos del año

thermometer-501608_1280

Cada verano vivimos algún episodio de intenso calor que en ocasiones pueden provocar efectos adversos o agravar sus consecuencias: incendios forestales, sequías o problemas en el suministro eléctrico de las grandes ciudades son algunos ejemplos. Pero sin duda, los más perniciosos son los que afectan a la salud de la población, con el agravamiento de determinadas patologías crónicas, que en algunas ocasiones provocan la pérdida de numerosas vidas humanas; en este sentido destaca el verano de 2003, con una gran cantidad de muertes tanto en España, como en otros países europeos.

Por César Rodríguez Ballesteros
Servicio de Banco Nacional de Datos Climatológicos de AEMET

Para ayudar a la valoración de estos episodios de calor, en este artículo se va a determinar para cada capital de provincia española, el periodo de siete, quince y treinta días consecutivos con las temperaturas más elevadas, estudiándose por separado las temperaturas diurnas y las nocturnas. Para ello se ha hallado la temperatura media de las máximas, a las que en este trabajo se asimilan con las temperaturas diurnas, y de las mínimas, a las que se considera como temperaturas nocturnas, para cada día comprendido entre el uno de junio y el treinta de septiembre, utilizando en el cálculo los datos de los años 1971 a 2008. Una vez calculados los valores medios diarios, se han obtenido los valores medios para periodos de siete (semana), quince (quincena) y treinta días (mes) consecutivos, para a continuación determinar la semana, quincena y mes más cálidos del año, tanto para las temperaturas diurnas (máximas) como para las nocturnas (mínimas).

Si bien se ha procurado utilizar en el estudio las capitales de provincia, y los datos del periodo 1971 a 2008, no siempre ha sido posible, como puede verse analizando el cuadro 1 con la relación de estaciones utilizadas en el artículo.

tabla1

Presentación de resultados.

Los resultados se muestran por provincias, pero a la hora de interpretarlos hay que tener en cuenta que no se trata de valores aplicables a toda la provincia, sino sólo a la estación analizada, normalmente la capital de la provincia, ya que factores como la altitud, la cercanía a cursos de agua, la orografía, la distancia al mar, la naturaleza del terreno, etc., influyen notablemente en la temperatura. Las estaciones empleadas en el artículo son las que figuran en el cuadro 1.

Para cada una de las estaciones del estudio se ha determinado:

  • La semana con temperaturas diurnas más cálidas y el promedio de las mismas.
  • La semana con temperaturas nocturnas más cálidas y el promedio de las mismas.
  • La quincena con temperaturas diurnas más cálidas y el promedio de las mismas.
  • La quincena con temperaturas nocturnas más cálidas y el promedio de las mismas.
  • El mes con temperaturas diurnas más cálidas y el promedio de las mismas.
  • El mes con temperaturas nocturnas más cálidas y el promedio de las mismas.

Los resultados se presentan en forma de mapas, uno por cada uno de los puntos anteriores para la Península y Baleares, más otro global para Canarias, lo que hace un total de siete mapas. Tras ellos se incluye también un cuadro resumen (Cuadro 2).

En los mapas, se ha representado con un punto verde la ubicación de las estaciones utilizadas, ya que se trata de un dato importante para ubicar e interpretar adecuadamente los valores obtenidos.

Del examen de los mapas podemos constatar el doble papel que ejerce la proximidad al mar en este estudio, por un lado retrasando la fecha en que se registran los máximos, y por otro disminuyendo la amplitud térmica, con temperaturas diurnas menos elevadas y noches algo más cálidas. Este doble efecto es consecuencia de la gran capacidad del agua del mar para acumular el calor estival, debido al mayor calor específico del agua con respecto al aire, a la agitación del agua del mar y a la presencia de las brisas marinas. También es importante destacar la gran diferencia que se observa entre las temperaturas a orillas del Mediterráneo y del Cantábrico. En las zonas no costeras, como no podía ser de otra manera, se puede observar como las temperaturas más altas se dan en la mitad sur, mientras que las menos elevadas se registran en la Meseta Norte.

La semana con los días más cálidos, se registra, como norma general, dentro de la segunda quincena de julio en las estaciones no costeras, retrasándose en las costeras hasta finales de la primera quincena de agosto e incluso algo más en alguno de los observatorios analizados. El valor más alto se da en Córdoba, con 37,5 ºC, entre el 27 de julio y el 2 de agosto, mientras que Guipúzcoa, con 22,7 ºC, entre el 13 y el 19 de agosto, registra el más bajo. Si nos fijamos ahora en la semana con las noches más cálidas, el comportamiento es muy similar al descrito anteriormente, aunque en parte de los observatorios estudiados el máximo se da unos días después. El valor más alto es el correspondiente a Baleares, con 22.7ºC entre el 31 de julio y el 6 de agosto, y el más bajo el de Burgos, con 11,9 ºC, entre 25 y el 31 de julio.

La quincena con los días más cálidos, en los observatorios no costeros coincide de manera bastante aproximada con la segunda quincena del mes de julio, mientras que en los costeros lo hace con la primera quincena de agosto. También en este caso el máximo se localiza en Córdoba con 37,3 ºC entre el 18 de julio y el 1 de agosto y el mínimo en Guipúzcoa, con 22,6 ºC entre el 8 y el 22 de agosto. La quincena con las noches más cálidas presenta unas características muy similares a la quincena con los días más cálidos, con ligeros desplazamientos en las fechas, aunque con un ligero predominio de los observatorios en que el máximo se produce algo después. Las noches más cálidas las encontramos nuevamente en Baleares, con 22,5 ºC entre el 25 de julio y el 8 de agosto y las más llevaderas en Burgos, con 11,7 ºC entre 23 de julio y el 6 de agosto.

 El mes más cálido, tanto para temperaturas diurnas como nocturnas se registra entre el 15 de julio y el 15 de agosto en la mayoría de los observatorios no costeros, y algo más tarde, entre el 20 de julio y el 20 de agosto en los costeros. Una vez más, el máximo diurno se registra en Córdoba, con 37,1 ºC entre el 17 de julio y el 15 de agosto, y el mínimo en Guipúzcoa, con 22,5 ºC entre el 21 de julio y el 19 de agosto. Las noches más cálidas corresponden una vez más a Baleares, con 22,5 ºC entre el 23 de julio y el 21 de agosto, y las más frescas a Burgos con 11,6 ºC entre el 20 de julio y el 18 de agosto.

En Canarias, las conclusiones son diferentes; las fechas en que se registran los máximos en las temperaturas diurnas de Tenerife no difieren básicamente de lo observado en la Península, pero sí lo hacen las nocturnas, ya que los máximos se retrasan prácticamente un mes. En Las Palmas, también se observa ese mismo retraso de un mes, pero en este caso tanto para las temperaturas diurnas como para las nocturnas.

 Si nos fijamos ahora en el Cuadro resumen que sigue a los mapas (cuadro 2), podemos ver como en algunos Observatorios, hay muy poca diferencia entre los máximos semanales, quincenales y mensuales, lo que indica que las temperaturas en estas fechas son bastante estables, y por tanto poco propicias a darnos un respiro. Este comportamiento se observa con más frecuencia en las localidades costeras, por el papel regulador que ejerce el agua del mar sobre la temperatura, aunque también se produce en puntos del interior. Como ejemplo, podemos comparar los máximos de las temperaturas diurnas de Albacete y Alicante: en el caso de Alicante, la semana más cálida y la quincena más cálida tienen la misma temperatura: 31 ºC, y el mes más cálido tan sólo tiene una décima menos, 30,9 ºC. En Albacete se observa más variación, pasando de 34 ºC como máximo semanal a 33,6 ºC para el quincenal y a 33,3 ºC para el mensual.

mapa1 mapa2 mapa3 mapa4 mapa5 mapa6

cuadro2 cuadro3 cuadro4

BIBLIOGRAFÍA

  •  Rodríguez Ballesteros, César (2004), “Carácter extremo del verano de 2003 en la España Peninsular e Islas Baleares”, XXVIII Jornadas Científicas de la AME (La meteorología y el clima atlánticos)

http://www.ame-web.org/images/stories/Congresos/28-jornadas-Badajoz-2004/RodriguezB.pdf

  • Carlos Almarza, César Rodríguez y Beatriz Peraza (2004), “El largo y cálido verano de 2003”, Calendario meteorológico 2004, Ministerio de Medio Ambiente.
  • Carlos Almarza y César Rodríguez, “La ola de calor del verano de 2004 en las Islas Canarias”, Calendario meteorológico 2005, Ministerio de Medio Ambiente
  • Rodríguez Ballesteros, César (2007), “Comparación entre las temperaturas de los veranos de los años 2003 y 2006”, Calendario meteorológico 2007, Ministerio de Medio Ambiente
  • Rodríguez Ballesteros, César (2008), “Evolución de las temperaturas medias en los últimos veinticinco años en las capitales de provincia españolas”, Calendario meteorológico 2008, Ministerio de Medio Ambiente.

 

Esta entrada fue publicada en A FONDO y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s